Obama renovará la red de transporte para reducir el paro

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

El presidente de EEUU, Barack Obama, anunciará hoy en coincidencia con la celebración del Día de Trabajo un amplio programa de reforma de las infraestructuras dotado con 50.000 millones de dólares (38.800 millones de euros) y con el objetivo de impulsar el empleo. Según ha adelantado la agencia Reuters, este programa se prolongará durante los próximos seis años. La intención de Washington es centrarse en inversiones de carácter nacional y regional que no habían entrado dentro de los programas de transporte ya en marcha. Asimismo, se apostará por la integración de los trenes de alta velocidad.

Obama presentará esta semana nuevas medidas de estímulo que tendrán que ser aprobadas por el Congreso, que encara elecciones en noviembre. Según adelanta ‘The Washington Post’, una de las principales iniciativas que anunciará el presidente consiste en otorgar créditos fiscales por valor de 100.000 millones de dólares a las empresas que inviertan en I+D y fomenten el empleo dentro del país.

El rotativo, que cita a una fuente anónima, explica que esta medida será anunciada el próximo miércoles durante el discurso que Obama pretende dar en el campus del Community College de Cuyahoga, en Cleveland. Esta será la primera de una serie de medidas económicas que podrían incluir desde más recortes de impuestos a la clase media hasta más inversión en energías limpias y en infraestructuras.

Con el paquete completo, Obama tratará de volver a hacer otro intento para impulsar la economía, que no está creciendo al ritmo esperado. El Producto Interior Bruto (PIB) del país creció en el segundo trimestre un 1,6%, muy por debajo del 2,4% que se había calculado inicialmente. Además, según comentó a la cadena de televisión CBS Laura Tyson, miembro del consejo asesor sobre economía del presidente, las medidas como el recorte permanente de impuestos a las empresas de I+D deberían ser prioritarias para generar empleo en el país.

De hecho, el anuncio de Obama tendrá lugar unos días después de que el Departamento de Trabajo informase el pasado viernes que en agosto la economía estadounidense había vuelto a destruir 54.000 empleos. Aunque esta cifra era menor que la esperada por los expertos -que auguraban la destrucción de 110.000 puestos de trabajo en ese periodo-, la tasa de paro aumentó una décima, situándose en el 9,6% de la población activa, tras el 9,5% cosechado en julio.

La mayoría de los despidos se debió al cese del programa de empleo temporal del Estado para realizar el censo nacional. Tyson señaló que el déficit ya no es el principal problema económico, “el mayor problema que tenemos es una economía lenta, la falta de trabajos (…) realmente necesitamos centrar nuestras prioridades y centrarnos en la creación de trabajo”.

La economía es uno de los asuntos más crítico de cara a las elecciones legislativas que se celebrarán el próximo mes de noviembre, en las que se renovará la Cámara de Representantes y un tercio del Senado.

No obstante, y a pesar de la expectación creada, la Casa Blanca se ha apresurado a recalcar que cualquier paquete de medidas anunciado ahora, no será equiparable al plan de estímulo de 787.000 millones de dólares que promulgó en febrero de 2009 con el objetivo de reactivar la economía gravemente dañada por la crisis económica mundial. Portavoces de la residencia presidencial ya descartaron el pasado jueves que Obama estuviera considerando la posibilidad de un nuevo plan de estímulo para la economía, aunque reconocieron que sí estaba barajando algunas ideas.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA