La presión de EEUU complica la intervención de Tokio en el yen

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

EEUU podría estar bloqueando la intervención de Tokio en el yen, cuya apreciación se ha convertido en un grave obstáculo para el avance de su economía. El alto precio de la moneda nipona, que la semana pasada tocó un máximo de quince años frente al dólar, ha provocado un descenso en las exportaciones del país y por lo tanto una ralentización de su recuperación económica.

Según Bloomberg, que cita fuentes del Gobierno japonés, las economías extranjeras más desarrolladas son ahora más débiles debido a la crisis económica que cuando Japón realizó la última intervención. Estos países buscan aumentar sus exportaciones para acelerar la recuperación, lo que complica la intervención del yen, que avanza imparable desde 2003.

Los políticos japoneses creen que el aumento del yen es perjudicial para la economía nipona, y están centrando sus esfuerzos en conseguir una intervención efectiva de la moneda. «Debemos parar el rápido aumento del yen por todos los medios» dijo ayer Ichiro Ozawa, presidente de la oposición, durante un debate con el primer ministro, Naoto Kan. Por su parte, el ministro de Finanzas, Yoshihiko Noda, ha señalado esta semana que el Gobierno japonés está preparado para llevar a cabo una acción sobre la moneda en caso de que sea necesario.

La encuesta publicada hoy por la agencia Teikoku Data señala que el fortalecimiento del yen ha provocado una disminución de las ventas de los fabricantes japoneses. Según la investigación, el 47,7% de los fabricantes y el 36,7% de las empresas encuestadas han reducido sus ventas debido a los continuos cambios de la moneda. Según Toshiyuki Shiga, jefe de operaciones de Nissan Motor, “poner freno al yen es la prioridad número uno”.

Pero la intervención nipona chocaría con las peticiones realizadas por EEUU a China, el mayor socio comercial de Japón, para permitir mayor flexibilidad en el tipo de cambio. Los legisladores estadounidenses presionaron a la administración de Obama para que forzase a China a revaluar el yuan ya que es artificialmente barato.

Además, uno de los puntos clave de la política de Obama es el de duplicar las exportaciones del país en cinco años para ayudar a la economía estadounidense a reponerse de la alta tasa de desempleo, que según los últimos datos oficiales es superior al 9%, mientras que la de Japón se situaba en el 5,2% en el mes de julio.

Todo esto complica la intervención del yen, y desde Japón ya se han planteado llevar a cabo la limitación sin contar con la ayuda internacional.

A media jornada el yen se cambiaba a 84,44 dólares.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA