General Motors da los primeros pasos para librarse de la tutela federal

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

El grupo automovilístico General Motors ha presentado hoy a la Comisión de Bolsa y Valores de EEUU la documentación de registro para realizar una oferta pública inicial de acciones. De esta manera, la compañía inicia el camino para desvincularse del Gobierno federal estadounidense, su principal propietario desde hace poco más de un año. El Ejecutivo ostenta el 61% de la empresa como consecuencia del rescate de 50.000 millones de dólares que realizó hace poco más de un año.

Con este plan para volver a los mercados bursátiles, General Motors pretende devolver paulatinamente el dinero al Estado. Aunque no se ha especificado la cantidad de acciones que planea ofrecer o el rango de precios, se espera que sea una de las mayores ofertas públicas de venta de acciones (OPV) de la historia. Lo que sí se sabe es que la salida a Bolsa está prevista para finales de año y que desde el grupo esperan recaudar entre 10.000 y 16.000 millones de dólares, si bien se podrían superar estas cifras.

El Gobierno estadounidense pretende aprovechar la salida al mercado bursátil para vender acciones comunes, aunque para recuperar toda su inversión, General Motors debería alcanzar un valor de mercado de 70.000 millones de dólares, es decir, diez veces la capitalización que tenía antes de acogerse a las leyes de bancarrota en junio de 2009 y 30.000 millones más que el valor de mercado de Ford Motor. Otro accionista de la compañía, el sindicato United Auto Workers, también planea vender parte de sus acciones durante la oferta pública inicial.

Tras conocerse la noticia, desde General Motors han advertido de que, aunque la industria automotriz se ha recuperado este año, “no hay garantía de que el repunte en las ventas de vehículos continúe o se extienda a todos nuestros mercados”. Durante este año la compañía ha conseguido enlazar dos trimestres consecutivos de ganancias, obteniendo más de 2.200 millones de dólares, y se espera que acabe 2010 en positivo, algo que no ocurre desde 2004. Sin embargo, Peter Jankovskis, quien supervisa 2.300 millones dólares como presidente de inversiones de Oakbrook Investments, ha avisado de que “va a ser una venta difícil porque la compañía sólo ha publicado dos ganancias trimestrales y el consejero delegado ha abandonado su cargo”.

Daniel Akerson, un ex ejecutivo seleccionado por la Casa Blanca para ocupar un puesto en la junta directiva de General Motors, será el encargado de ocupar el cargo de consejero delegado, reemplazando a Edward Whitacre Jr., con lo que la compañía pretende ofrecer a los inversores una imagen más clara de la gerencia de la empresa mientras la Comisión de Bolsa y Valores de EEUU da el visto bueno a la documentación de salida a Bolsa y el Tesoro decide el tamaño de la oferta pública.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA