Las empresas europeas buscan en los mercados la financiación que niegan los bancos

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Las grandes compañías europeas han sido, tradicionalmente, más amigas de obtener financiación a través del crédito bancario. Pero desde hace algunos años esa tendencia es cada vez menos frecuente. Según el Banco Central Europeo (BCE), la obtención de financiación a partir de las emisiones de deuda corporativa tocó en septiembre su máximo de dos años.

En ese mes el volumen de bonos corporativos subastados por grandes empresas europeas –ajenas al sector financiero- subió un 13,5% en relación al mes de agosto, cuando ya subió un 10,6%. Uno de los motivos para esto es que las entidades cada vez son más reticentes a otorgar líneas de crédito o que las garantías que exigen para concederlos son cada día más complicadas de cumplir.

Otro de los motivos es el riesgo que se ha instalado en muchas de las deudas soberanas europeas antaño consideradas inversiones seguras. Los bonos griegos, portugueses o irlandeses son considerados de muy alto riesgo, mientras que los españoles e italianos tampoco escapan a la llamada del pánico. De este modo, los fondos que desean invertir en deuda ahora examinan, cada vez con más agrado, la corporativa en lugar de la pública.

En términos absolutos las emisiones de deuda corporativa a largo plazo en septiembre, dentro de la zona del euro, crecieron en 24.900 millones de euros desde los 5.800 millones de euros registrados el mes anterior. Esto es casi un reflejo perfecto de cómo ha descendido, progresivamente, la concesión de créditos bancarios.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA