Bruselas indulta por enésima vez a los especuladores financieros

Los líderes de los mayores mercados emergentes del mundo podrían avanzar en las negociaciones por la eliminación del dólar como divisa de referencia comercial en la próxima reunión del BRIC (Brasil, Rusia, India y China) que se celebrará en Rusia el próximo 16 de junio. El presidente brasileño Lula da Silva ha sido uno de los principales promotores de este proyecto, y el país carioca ya cuenta con acuerdos similares con otros países de Latinoamérica y con la propia China.

Natalya Timakova, portavoz del presidente Dmitry Medvedev, ha asegurado durante una rueda de prensa en Rusia que el asunto estará en la mesa de debates de la reunión, que aún debe ser definidia.

Rusia ya ha propuesto la creación de una nueva moneda de reserva mundial que sería emitida por las instituciones financieras internacionales para reducir la dependencia del dólar estadounidense. Hay que tener en cuenta que esta será la primera reunión de los países del BRIC desde que la crisis comenzó a impactar en sus naciones, y ahora intentan fortalecer su influencia en los organismos internacionales defendiendo su aporte al crecimiento económico global.

Durante una conferencia la pasada semana, el secretario de Asuntos Estratégicos de la Presidencia brasileña, Roberto Mangabeira Unger, reconoció que hay una gran preocupación con el futuro del dólar en el marco de la actual crisis financiera global». Sin embargo, aclaró que el debate dentro del BRIC sólo se planteará desde «el punto de vista del análisis», por lo que «no se debe esperar» que Brasil, China, India y Rusia formulen alguna propuesta concreta durante la Cumbre de Ekaterimburgo.

También dijo que, en un futuro, al menos los países del BRIC podrían usar mecanismos propios, como el «experimento» que Brasil y China han puesto en marcha este año, muy similar al que el país carioca utiliza con Argentina.

El comercio bilateral entre monedas locales de ambos países sin intermediación del dólar está vigente desde octubre de 2008, y puede extenderse al intercambio con otros países sudamericanos, como Colombia o Uruguay. En ese caso, las transacciones se realizan en reales brasileños o pesos argentinos y luego se realiza una conversión según un índice publicado por los bancos centrales de ambos países.

Aunque los expertos tienen claro que será muy complicado alcanzar un acuerdo en la reunión de mediados de junio, sí recuerdan el aumento en el poder de influencia de los países del BRIC, que actualmente concentran más del 40% de la población y del Producto Interior Bruto (PIB) del mundo, así como el 25% de la superficie terrestre del planeta.

El término BRIC fue acuñado en el 2003 por el banco de Wall Street Goldman Sachs para describir cómo las cuatro crecientes economías podrían rivalizar y superar a muchas de las principales economías de Occidente durante el próximo medio siglo.