El negocio hipotecario salva las cuentas de la banca estadounidense

El estímulo de la Reserva Federal para impulsar el negocio hipotecario se ha convertido en la tabla de salvación de la banca estadounidense, que, de la mano de JP Morgan y Wells Fargo, ha comenzado hoy a desglosar sus resultados del primer trimestre del año. La próxima semana presentarán Goldman Sachs, Bank of America y Citi, entre otros.

La Fed, dentro de sus programas de estímulo de la economía y el consumo de los hogares, impulsó un agresivo programa de refinanciación de la vivienda, que reduce las tasas para los propietarios y les permite refinanciar sus hipotecas independientemente de la caída que haya sufrido el precio de sus viviendas.

Gracias a este plan, el sector financiero estadounidense otorgó durante el primer trimestre 318.000 millones de euros en hipotecas residenciales, de las que alrededor de 242.000 millones fueron préstamos de refinanciación.

En este entorno, JP Morgan ganó 5.380 millones de dólares en el primer trimestre del año, un 3,1% menos que en el mismo período del año pasado, si bien las cuentas son mejores de lo esperado por el mercado gracias especialmente al buen comportamiento de su negocio hipotecario.

El banco dirigido por Jamie Dimon se benefició del aumento en el crédito hipotecario después de que los bajos tipos de interés y el programa de estímulo aprobado por la Fed para animar a la población a solicitar préstamos de refinanciación. En concreto, los ingresos relacionados con el negocio hipotecario de JP Morgan ascendieron a 2.000 millones de dólares, cuando en el mismo período del año pasado este negocio supuso unos números rojos de 489 millones.

En el negocio de banca minorista en general, incluyendo las hipotecas y préstamos a los hogares, JP Morgan ganó 1.750 millones de dólares, frente a las pérdidas de 399 millones de los tres primeros meses de 2011. En el cuarto trimestre, el banco había generado un beneficio de 533 millones.

Frente a la recuperación en el segmento retail, los ingresos netos en banca de inversión de JP Morgan cayeron un 29% hasta los 1.680 millones de dólares, frente a los 2.370 millones del primer parcial de 2011. No obstante, la cifra supone una recuperación respecto a los ingresos de 726 millones del cuarto trimestre del año pasado.

Si la mejora del negocio hipotecario se ha dejado notar en los resultados de JP Morgan, más aún si cabe en los de Wells Fargo, que lidera a la banca estadounidense en este segmento. El beneficio de la entidad subió un 13% hasta los 4.250 millones de dólares, frente a los 3.760 millones del mismo período del ejercicio anterior.

Los ingresos de Wells Fargo subieron un 6,4% hasta los 21.600 millones de dólares, por encima de los 20.400 millones esperados por los analistas. Al cierre de 2011, la entidad generaba casi un tercio de las hipotecas en EEUU.