La OCDE advierte que EEUU, Japón y Reino Unido tendrían que aplicar recortes más duros que los de la eurozona

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) ha advertido a EEUU, Reino Unido y Japón que deben emprender recortes más duros que los que se están dando en la zona del euro si quieren un futuro estable para sus economías.

En un informe dirigido por tres economistas de la OCDE, esta organización invita a los gobiernos de los 34 países desarrollados a los que representa a reducir hasta el 50% el ratio deuda PIB para el año 2050. De esta forma se podrá responder de manera más óptima frente a futuras crisis financieras.

De entre estos 34 países, el Gobierno japonés es el que debe implantar medidas de manera más urgente debido a la cantidad de deuda emitida que mantiene, y seguido de Washington y Londres, según el documento de la OCDE. Ninguno de estos tres países ha sufrido fuertes presiones por parte de los mercados a pesar de tener unas cifras de deuda demasiado altas. Dentro del euro, los casos más graves los representan Irlanda y Luxemburgo.

En cuanto a Italia (que tiene un 120% de ratio deuda PIB) y España (que alcanzará en 2012 un ratio deuda PIB del 78%, según las previsiones del Gobierno), que han visto cómo los mercados internacionales dudaban de su solvencia y exigían unos costes de financiación más altos, la OCDE considera que no necesitarán tantas reformas a realizar en el futuro debido a que ya las están llevando a cabo ahora mismo.

Para los economistas de esta Organización, el maltrato de los mercados hacia estos dos países refleja el hecho de que sus deudas están dominadas por una divisa que no controlan: el euro. A diferencia de EEUU con el dólar estadounidense, Reino Unido con la libra esterlina o Japón con el yen, ni las autoridades monetarias españolas ni las italianas pueden manipular a su antojo su divisa.

«Puede resultar irónico que dentro de la zona del euro los países que son víctimas de los virulentos ataques del mercado sean los que tienen los desajustes fiscales más modestos mientras que otros países con unos desajustes más grandes disfrutan de unas presiones muy suaves», explica el informe.

Para Douglas Sutherland, uno de los autores del informe, los países deben actuar del siguiente modo con tal de reducir hasta el 50% sus ratios deuda PIB para dentro de cuatro décadas: los que se encuentren bajo la presión del mercado deben darse mucha prisa imponiendo las reformas, y los que disfrutan de una menor presión deberían reducir su deuda gradualmente.

Desde la OCDE se defiende el implantar recortes en el gasto público y anunciar aumentos de impuestos. De las áreas que deben ser recortadas, priman las de Sanidad y Educación, que bien reestructuradas pueden ayudar a recortar entre un 0,5% y un 4,5% la deuda de un país en relación al PIB. «No hay forma de ahorrar en esos espacios de forma rápida, pero siempre hay maneras de encontrar una forma de gastar más eficiente», señala Douglas.

Otra de las medidas que sugiere la OCDE es la de revisar los sueldos del sector público y la de eliminar las exenciones fiscales; decisiones políticamente complicadas pero que pueden ser implantadas, en general y salvo algunos casos, de forma gradual.