Nuevas acciones legales en Alemania amenazan el programa de compra de bonos de Draghi

Mario Draghi, presidente del BCE
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

El Constitucional alemán ya apuntó que las compras de bonos del BCE debían cumplir ciertas condiciones para ser legales. No es un secreto que el programa de estímulo del Banco Central Europeo (BCE) ha despertado siempre recelo en algunos estamentos de la política alemana, que hasta el momento sin embargo no han logrado que la justicia les dé la razón. No obstante, la extensión del QE que el mercado espera podría suponer problemas legales para los hombres de Draghi, según publica Financial Times.
 
Peter Gauweiler, político conservador alemán que ya demandó al BCE en el pasado, ha señalado al diario británico que cualquier cambio en el QE “aumentaría las posibilidades de éxito” en el caso que él mismo está tratando de llevar contra el programa de compra de activos.
 
Los comités de los bancos centrales de la eurozona habrían comenzado a trabajar en las opciones que tienen para ampliar el rango de activos elegibles dentro del programa de compras ante la posibilidad muy real de que se quede sin opciones de comprar algunos títulos, como los bonos alemanes, en breve. Dentro de esta tarea, que es especialmente importante si el BCE extiende más allá de marzo de 2017 el QE, se ha especulado con un cambio en la clave de capital, según la cual el BCE compra títulos de acuerdo al tamaño de cada economía.
 
Gauweiler, que considera que el QE “ya viola las normas relativas a la financiación monetaria [de los Gobiernos] del BCE”, piensa que una suavización de las actuales normas significaría redistribuir el riesgo de impago de algunos Estados miembro, lo que “es claramente incompatible con la legislación europea”.
 
Hasta ahora, tanto el Tribunal Constitucional alemán como el Tribunal de Justicia de la UE han decretado que el programa de compra de bonos del BCE se circunscribe al mandato de la institución.
 
No obstante, el tribunal alemán matizó que la compra de bonos tenía que cumplir ciertas condiciones – tales como límites para las compras, para proteger al BCE de posibles pérdidas- que podrían ser violadas si el banco central remodela su programa de alivio cuantitativo.
 
Mientras que el Banco de Japón y el Banco de Inglaterra potencialmente pueden comprar sin restricciones bonos de sus respectivos gobiernos, los funcionarios del BCE creen que no serán capaces de comprar más de un 50% de la deuda debido restricciones legales. Por el momento el límite está establecido en el 33%.