Europa pierde ‘la vanguardia’ de las energías renovables

Molinos de viento
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Expertos del sector han coincidio en Madrid en la jornada “Perspectivas Energéticas en Europa y Estados Unidos tras la COP 21” La Jornada sobre las “Perspectivas Energéticas en Europa y Estados Unidos tras la COP 21” que se ha celebrado hoy con la presencia de expertos del sector de todo el mundo ha concluido que se ha producido una cierta pérdida de impulso por parte de Europa en materia de energía. Al menos, a la hora de situarse a la vanguardia en la lucha contra el cambio climático y en favor de las energías renovables. 

Una situación que se produce en parte porque el Viejo Continente ya había hecho sus deberes en mayor medida que otros países tanto a la hora de asumir sus compromisos de reducción de inversiones como a la de impulsar las inversiones en el sector de las renovables. Pero también porque las múltiples crisis que caracterizan su actual coyuntura en diversos ámbitos, han comenzado también aquí a hacer su efecto.

Así, según ha señalado Georg Zachman, del ‘think tank’ Bruegel, los países europeos continúan poniendo barreras a la unión energética. Además, este tema ha sido desplazado de las agendas de los primeros ministros al tener estos que priorizar las múltiples crisis que atenazan Europa.

De esta forma, según se apuntó, aunque es indudable que la materia ha obtenido una mayor relevancia entre las opiniones públicas nacionales, como demuestra el hecho de que ahora existan Ministerios específicos al respecto, no se producen los avances necesarios. Y no precisamente por la falta de relevancia de sus responsables, ya que en el caso de Francia, por ejemplo, corresponde a una figura de tanto peso como Ségolène Royal.

El motivo habría que buscarlo, a juicio de Zachman, en que solo los jefes de Estado y de Gobierno podrían desatascar la competición entre los diferentes Estados europeos para avanzar por la vía de la integración. Un camino puesto en cuestión en estos momentos por el ‘Brexit’ que, a su vez, supondrá la pérdida de un socio muy relevante por su liderazgo en la materia.

Además, Europa se enfrentaría a otros problemas como un exceso de capacidad ya que, según señaló el experto de Bruegel, en la actualidad ya cuenta con 100 GW de potencia de centrales de gas que no están funcionando. Al igual que sucedería con una cantidad equivalente correspondiente a centrales de carbón.

Unas reflexiones en las que coincidió Dimitri Zenghelis de la London School of Economics y que también puso el acento en las pérdidas económicas que supone la no ‘descarbonización’ ya que según señaló, China perdería hasta el 10% de su PIB cada año por esta causa. Una cifra que se situaría en torno al 5% para el conjunto del plantea en base a diferentes causas que explicarían esa cifra como la pérdida en términos de coste de eficiencia, salud o pérdida de vidas.

Por todo ello, en una jornada que tenía como objetivo analizar las perspectivas energéticas en Europa y Estados Unidos, tras la adopción del Acuerdo de París, se lanzaron diversas propuestas que podrían ser de utilidad al Viejo Continente. Entre ellas, destacaron, quizá como las más significativas, especializarse en dar servicios de ‘descarbornización’ al resto del mundo y aprender en materia regulatoria de EE.UU.