Bruselas responde a Apple que “Europa está abierta para negocios, no para evasión”

Tienda de Apple
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

A juicio de la comisaria europea, las “artificiales” ventajas fiscales disfrutadas por Apple en Irlanda “dañan la competitividad”. La comisaria europea de Competencia, Margrethe Vestager, ha afirmado que su responsabilidad es asegurar que “Europa está abierta para negocios, pero no para la evasión fiscal”, en referencia a la exigencia a Apple de que devuelva a Irlanda 13.000 millones de euros por impuestos no abonados.
 
“No somos un ministerio de impuestos, nosotros aseguramos que se cumplan las leyes de competencia para que haya un campo de juego equilibrado”, ha defendido Vestager en una rueda de prensa en la sede de la delegación de la Unión Europea (UE) en Washington, donde está de visita oficial, que recoge Efe.
 
A juicio de la comisaria europea, las “artificiales” ventajas fiscales disfrutadas por el gigante tecnológico estadounidense en Irlanda “dañan la competitividad”.
 
A finales de agosto, la Comisión Europea ordenó a Irlanda que cobrase a Apple 13.000 millones de euros más los intereses, al considerar que la multinacional se ha beneficiado de ventajas fiscales ilegales entre 2003 y 2014, pues apenas ha pagado un tipo impositivo del 1 % por sus ganancias.
 
Vestager se reunirá en Washington con Jack Lew, secretario del Tesoro de EEUU, quien ha criticado la decisión de Bruselas porque “generará incertidumbre que eventualmente no será positiva para la economía europea” y lamentó que “el patrón de estas acciones aparece estar altamente concentrado en empresas estadounidense”.
 
La comisaria danesa ha rechazado estas acusaciones al señalar que no existe “prejuicio nacional alguno” contra las compañías estadounidenses y puso como ejemplo el reciente anuncio de un dossier sobre un posible acuerdo fiscal ilegal entre Luxemburgo y el grupo energético francés Engie (antes GDF Suez).
 
Este nuevo capítulo de tensiones se produce en un momento de desconfianza comercial entre ambas costas del Atlántico y cuando las negociaciones por el Tratado Libre Comercio e Inversiones (TTIP) entre la UE y EEUU parece haberse estancado, recuerda Efe.