Wells Fargo quita los objetivos de ventas a sus empleados tras el escándalo de las cuentas falsas

Wells Fargo
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

La entidad sido sancionada con 185 millones de dólares por abrir cuentas falsas a sus clientes para cumplir objetivos de ventas y obtener recompensas. Wells Fargo eliminará a partir de enero los objetivos de ventas de sus trabajadores de banca minorista después del escándalo de las malas prácticas detectadas entre 2011 y 2015, cuando se contrataron sin consentimiento de los clientes 1,5 millones de cuentas de depósito y se solicitaron 500.000 tarjetas de crédito.
 
“Nuestro objetivo siempre ha sido y continuará siendo satisfacer las necesidades financieras de nuestros clientes e impulsar la satisfacción del cliente”, ha señalado el consejero delegado de la entidad, John Stumpf. “Estamos eliminando los objetivos de ventas de productos porque queremos asegurarnos de que nuestros clientes tengan plena confianza en que nuestros banqueros minoristas siempre se centran en los mejores intereses para ellos”.
 
“Creemos que esta decisión es buena tanto para nuestros clientes como para nuestro negocio”, ha defendido, para añadir que “la eliminación de los objetivos de ventas representa un paso más para reforzar nuestra cultura de servicio, ayuda a asegurar que nada se interpone en el camino de nuestra capacidad para lograr nuestra misión, y es consistente con nuestro compromiso de ofrecer un excelente lugar para trabajar”.
 
La entidad sido sancionada con 185 millones de dólares (unos 165 millones de euros al cambio actual) por las prácticas impropias que realizaron miles de trabajadores del banco, que abrieron cuentas falsas para cumplir objetivos de ventas y obtener recompensas.
 
En concreto, los empleados de Wells Fargo Bank habrían abierto sin autorización de los clientes 1,53 millones de cuentas de depósito a las que transfirieron sin permiso fondos de otras cuentas de los clientes y que generaron unos dos millones de dólares (1,8 millones de euros) en comisiones para la entidad.
 
Asimismo, se tramitaron 565.443 solicitudes de tarjetas de crédito sin autorización y sin conocimiento de los clientes, generando otros 403.145 dólares (358.822 euros) en comisiones.
 
Wells Fargo ya anunció que el compromiso alcanzado con las autoridades suponía la devolución a los clientes afectados de 2,6 millones de dólares (2,3 millones de euros) y precisó que la devolución media por cliente es de 25 dólares.