Un ex ministro francés podría pasar 7 años en prisión por ocultar su riqueza en paraísos fiscales

Jerome Cahuzac, exministro de presupuestos, cuentas públicas y función pública
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

El anterior ministro de presupuestos, cuentas públicas y función pública evadía impuestos mientras ‘luchaba’ contra la evasión fiscal. Comienza el juicio contra Jerome Cahuzac, ministro de presupuestos, cuentas públicas y función pública durante el comienzo de la legislatura de Françoise Hollande, presidente francés. Cahuzac se vio obligado a abandonar ese cargo en 2013 después de que un tribunal de Paris le acusase de haber cometido fraude fiscal y blanqueo de dinero. Aquella imputación supuso uno de los mayores escándalos a los que se ha enfrentado Hollande a lo largo de estos años, pues Cahuzac a la vez que cometía fraude, ‘luchaba’ contra la evasión fiscal que perpetraban los ciudadanos franceses.
 
Jerome Cahuzac, político, cirujano estético y conocido como ‘el Pinocho de Bercy’, se enfrenta a una posible pena de 7 años de cárcel y un millón de euros de sanción. Se le acusa de haber ocultado un mínimo de 687.000 euros entre los años 2009 y 2012, y de haber lavado mucho dinero en bancos suizos y de Singapur entre el 2003 y 2013. Cahuzac, quien ya admitió haber evadido impuestos durante dos décadas, también ha sido relacionado con empresas fantasma de Panamá y Seychelles.
 
El juicio comienza este lunes 5 y tiene previsto concluir el día 15. A lo largo de estos días Jerome Cahuzac se verá obligado a comparecer y explicar ante los tribunales el fraude cometido. Algo que los abogados de la defensa critican, ya que consideran que una persona no puede ser juzgada dos veces por un mismo acto. La defensa asegura que Cahuzac ya acordó con la justicia un pago de 2.3 millones de euros para  solventar el ajuste fiscal.
 
El ex ministro no estará solo en el punto de mira de la justicia, a su lado, su ex esposa Patricia Menard y sus asesores, el banquero suizo François Reyl y el ex abogado Philippe Houman. Todos ellos se enfrentan a una posible pena de hasta siete años de prisión y una multa de un millón de euros.