La economía alemana sorprende con un crecimiento del 0,4% en el segundo trimestre

Bandera de Alemania
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

El producto interno bruto (PIB) subió en el segundo trimestre un 0,4% respecto al primer trimestre, de acuerdo con Destatis. El crecimiento de la economía alemana se ralentizó en el segundo trimestre respecto a los tres primeros meses del año, pero menos de lo esperado por los economistas, según datos provisionales publicados hoy.
 
El producto interno bruto (PIB) subió en el segundo trimestre un 0,4% en comparación con el primer trimestre, informó la Oficina Federal de Estadísticas de Alemania (Destatis).
 
Los primeros tres meses del año el PIB alemán creció un 0,7% respecto al trimestre anterior. A pesar de este crecimiento menor esta cifra es mejor que lo esperado por los economistas, que habían pronosticado una subida de tan sólo un 0,2% de abril a junio.
 
“El dato del PIB es una sorpresa positiva”, comentó Andreas Rees, economista jefe de la división alemana de UniCredit.
 
De acuerdo con Destatis, el crecimiento estuvo sustentado por las exportaciones, que según las cifras provisionales se incrementaron en comparación con principios de año. Mientras, las importaciones cayeron ligeramente. También el consumo de los alemanes y del Estado apoyó la coyuntura económica germana.
 
Muchos consumidores gastan el dinero con más soltura desde hace meses ya que ahorrar apenas merece la pena debido a los bajos tipos de interés.
 
Los bajos precios de la energía también han aligerado la carga sobre los hogares. Los salarios y las jubilaciones han subido y la inflación es baja. Además, la situación del mercado laboral sigue siendo buena. En julio el número de desempleados se situó en el nivel más bajo para ese mes desde hace 25 años.
 
Por el contrario, los empresarios invirtieron menos en equipamiento, como maquinaria. También se redujeron las inversiones en el sector de la construcción. Sin embargo, el fuerte inicio del año se debió al suave invierno del que se benefició, sobre todo, el sector de la construcción al poder anticipar proyectos sin tener que hacer la habitual pausa invernal. Este efecto ya no se recoge en el segundo trimestre.
 
A pesar de esta ralentización, el Bundesbank espera un nuevo impulso de la economía alemana en el trimestre de verano con una “notable subida del rendimiento de toda la economía alemana”, escribió en su reciente informe mensual.
 
En comparación al año anterior, el PIB real creció un 3,1%. Es la subida más fuerte de los últimos cinco años. Mientras, una vez corregidas las variaciones estacionales y de calendario subió un 1,8%.