Hillary Clinton abre la puerta a los ‘disidentes’ republicanos

Hillary Clinton, candidata demócrata
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Los demócratas inician una campaña para reclutar políticos republicanos contrarios a Trump.  Era previsible que con Donald Trump inmerso en la carrera presidencial pasaran cosas extrañas en las elecciones de Estados Unidos. Desde su candidatura a las primarias republicanas – que posteriormente ganó – hasta el día de hoy ha encadenado acusaciones ofensivas y denigrantes a diestro y siniestro, consolidando un cisma dentro del Partido Republicano que ya durante las primarias amenazaba con dividirse.

Hace una semana, varios políticos republicanos hartos de las excentricidades de Donald Trump firmaron una carta en la que hacían constar su rechazo a la candidatura republicana. La misiva firmada por cincuenta miembros del partido definía a Trump como “una amenaza para el país” que no disponía de las cualidades necesarias para ser el Presidente de Estados Unidos. A pesar de que la carta no fuese tampoco un ‘pasquín’ favorable a Hillary Clinton, la candidatura demócrata está decidida en intentar aprovechar la fractura del partido republicano.

El equipo demócrata ha diseñado para ello una campaña llamada “Together for America” – “Juntos por América” – con la que pretende dar la ‘bienvenida’ a los ‘disidentes’ republicanos. A través de una página web cualquier persona puede suscribir el documento que dice lo siguiente:

“Hillary Clinton entiende el mundo volátil y complejo en el que vivimos, y tiene el temperamento para ser presidenta y la Comandante en Jefe. Donald Trump, no. Es por eso que muchos republicanos e independientes están poniendo el país por encima de los partidos apoyando a Hillary para que sea presidenta. ‘Together for America’ incluye a miembros reputados de diferentes sectores como el de los negocios, la seguridad nacional, la política exterior, el entretenimiento, la sociedad civil y el gobierno”.

Este es el último movimiento que ha realizado el partido demócrata para intentar terminar de convencer a los republicanos dubitativos, y que así desequilibren la balanza electoral de la campaña.