El fiscal de Nueva York pone en peligro el rescate de la banca en EEUU

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Las gestiones de Andrew Cuomo, fiscal general del Estado de Nueva York, para investigar las conexiones entre políticos y ‘hedge funds’ han puesto en serio peligro el plan de rescate de la banca que contaba con el sector privado para comprar los activos tóxicos de las entidades financieras. Este plan, diseñado por el secretario del Tesoro, Timothy Geithner, es la gran apuesta del Gobierno Obama para sacar a flote el sector bancario.

Según publica The Wall Street Journal, los fondos de cobertura no están dispuestos a acudir a la iniciativa para desatascar el sector financiero, debido al ambiente de hostilidad hacia ellos.
Los hedge funds eran la clave del flamante plan para conseguir sanear los bancos, ya que debían comprar los activos tóxicos del sector apoyados por avales del Estado que garantizaban su inversión. Con esta medida se pretendía conseguir que los bancos operaran con normalidad, además de conocer el alcance de los activos dañinos de la banca.

La buena relación de los hedges con la Administración Obama, si bien ya navegaba por aguas turbulentas, ha naufragado debido a un antiguo conocido de los tejemanejes políticos de los demócratas, Andrew Cuomo. La relación de este fiscal general de Nueva York con la actual cúpula demócrata no es del todo buena, si tenemos en cuenta el pasado de las relaciones de la familia Cuomo con los sucesivos gobiernos demócratas. El padre del actual fiscal de la Gran Manzana, Mario Cuomo, estaba llamado a suceder a Clinton al frente de los demócratas, si bien su carrera se enturbió debido a unos chantajes que tenían que ver con la relaciones del político con la mafia en su juventud.

Sin embargo, el escenario ya era de por sí complicado para los hedges, que fueron señalados desde distintas instancias como los culpables de la crisis financiera. Al frente de la SEC, Mary Schapiro, anunció una campaña de ‘busca y captura’ de estafas piramidales disfrazadas de hedge funds, de las que llegó a afirmar que habían encontrado 150 casos sospechosos. Además, el presidente de los EEUU, Barack Obama, acusó públicamente a los hedges de ser los culpables de la quiebra de Chrysler, lo que molestó al sector.

Las conexiones del presidente de los EEUU, Barack Obama, con los hedge funds, debido al financiamiento de estos inversores de su campaña presidencial, ya pusieron en entredicho el plan de rescate de la banca de cara a la opinión pública, agitada por expertos como Paul Krugman, ya que estos fondos de inversión alternativa son beneficiarios.

Las investigaciones del fiscal general de Nueva York, Andrew Cuomo, han mostrado que las conexiones de los ‘hedge funds’ con el estamento político permitieron el resurgir de estos vehículos inversores en 2004. Para los observadores financieros resultaba un enigma cómo los ‘hedge funds’, que naufragaron en 2000 con el estallido de la burbuja financiera, habían conseguido resurgir y volver a tener un papel protagonista en los mercados. La investigación de Cuomo pone de manifiesto que fue el dinero público de los fondos de pensiones los que engordaron de nuevo los negocios de los ‘hedge funds’ mediante un esquema de actuación por el cual antiguos trabajadores de los equipos de financiación de ciertos candidatos políticos se reciclaban en comerciales a sueldo de los ‘hedge funds’, según Bloomberg.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA