Washington estudia simplificar la supervisión financiera

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Altos funcionarios de la Administración de EEUU se encuentran preparando la creación de un único organismo para regular la banca, según Washington Post, que cita fuentes cercanas al asunto. Así, este nuevo supervisor sustituiría el mosaico de agencias que actualmente operan en el país, y cuyo fracaso desembocó en la peor crisis financiera desde la Gran Depresión, según esas fuentes.

Esta agencia será un elemento clave en la revisión de la regulador financiera que se encuentra preparando el Gobierno de Obama, si bien este punto todavía se encuentra en el centro del debate, según las fuentes conocedoras de la negociación.

Donde sí existe acuerdo, siguiendo al rotativo estadounidense, es en el nuevo rol de la Reserva Federal (Fed). El nuevo sistema regulatorio favorecería el papel supervisor del organismo que preside Ben Bernanke que contará con nuevas facultades como regulador del riesgo sistémico, con poderes plenos y una amplia responsabilidad en la detección de amenzas para sistema financiero.

Este cometido incluirá la supervisión de los hedge funds y los derivados, que hasta ahora quedaban fuera de la vigilancia de las autoridades.

Además, la SEC y la Commodities Futures Trading se fusionarán, al compartir ambas responsabilidades relacionadas con la detección de fraudes.

Actualmente los bancos pueden elegir entre cuatro reguladores: la Fed, el FDIC, la OCC y la OET. Al recibir financiación de los bancos que supervisan, estas agencias compiten entre sí, pudiendo incurrir en conflictos de intereses, en el caso de una eventual mayor indulgencia con sus principales clientes.

Hoy ha sido el turno de EEUU, después de que ayer la Comisión Europea presentara un plan para regular los mercados financieros en la Unión.

Ambos planes presentan similitudes, pues pretenden conseguir un regulador único que subsane las carencias de un sistema demasiado fragmentado de vigilancia. Además, ambos otorgan un papel supervisor fundamental al banco central, ya que Fed y BCE asumirían un mayor protagonismo en la regulación y vigilancia de los mercados.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA