Europa continúa al borde de la recesión

Tiempos grises ocupan el horizonte. La zona euro se acercó a la recesión en el cuarto trimestre de 2011, cuando su Producto Interior Bruto (PIB) se contrajo un 0,3% y Bélgica, Italia y Holanda entraron oficialmente en recesión, sumándose así a Grecia y Portugal, según anunció hoy Eurostat, la oficina estadística de la UE.

El PIB de la zona del euro cayó cuatro décimas en el último trimestre frente a los tres meses anteriores, período en el que su crecimiento fue prácticamente nulo pero aún positivo con un avance del 0,1%, según los datos. En el del conjunto de la Unión Europea (UE), el PIB se contrajo igualmente un 0,3 %, lo que supone una caída de seis décimas respecto al tercer trimestre de 2011.

Por su parte, la economía alemana se contrajo en el último trimestre de 2011 un 0,2% debido a la caída tanto de las exportaciones como del consumo interno, según ha informado la Oficina Federal de Estadística (Destatis). No obstante, hay una lectura positiva en el resultado: esta cifra supone una caída menor de la esperada por los expertos.

En enero los expertos de Destatis habían realizado una primera valoración: el PIB alemán sufriría un retroceso en este período del 0,25%. Algunos institutos económicos se habían mostrado incluso más pesimistas (los analistas consultados por la agencia financiera Bloomberg esperaban una caída del 0,3%).

Destatis subrayó, además, que en la comparación interanual el PIB alemán se incrementó un 1,5% en el último trimestre de 2011 frente al mismo periodo de 2010. También informa que la economía alemana registró en 2011 un crecimiento del 3% frente al año anterior.

Estas cifras reflejan que, aunque el crecimiento de la economía alemana se ha ralentizado, todos los trimestres de 2011 registraron crecimiento en comparación interanual con los períodos de 2010. La debilidad del PIB alemán en el último trimestre se debió a un retroceso del comercio exterior y a una disminución del consumo, mientras que las inversiones en el sector de la construcción fueron mas elevadas en el trimestre anterior.

En sentido contrario, Francia registró crecimiento y sorprendió de este modo a los mercados. La economía gala logró una expansión del 0,2% en el último trimestre del año pasado. El PIB francés se vio impulsado por un crecimiento de las exportaciones y de la inversión empresarial, lo que da algo de aliento a las posibilidades electorales del presidente Nicolas Sarkozy para los comicios que se celebrarán en primavera.