Monti usa las viejas cajas de ahorro para privatizar empresas sin perder su control

El Gobierno del tecnócrata Mario Monti aspira a realizar un movimiento curioso: vender activos públicos -es decir privatizar- a lo que queda de las cajas de ahorro de ese país. Es decir, que a pesar de la operación estos activos no dejarían de estar bajo control estatal.

Con ello Monti pretende recaudar dinero para pagar a sus acreedores y sobre todo reducir su deuda pública, según ha informado este lunes el diario Corriere della Sera, que no ha citado a ninguna fuente. La entidad encargada de adquirir estos activos será Cassa Depositi e Prestiti (CDP). La caja pretendía ser convertida en algo parecido al KfW alemán por el anterior ministro de Economía italiano, Giulio Tremonti, y parece que el actual Gobierno mantiene estas intenciones.

El KfW -Kreditanstalt fuer Wiederaufbau- se describe a sí mismo como un banco promocional que financia a las pymes germanas. Sus deudas no aparecen en el libro de cuentas de las finanzas públicas alemanas. De adoptar la CDP este modelo, Italia podría reducir su ratio deuda PIB, que actualmente se encuentra en el 120% (la segunda cifra más extensa de la zona del euro, tan solo por detrás de Grecia).

El plan de los italianos sería proponer que la CDP compre compañías estatales poco endeudadas y rentables. Con ellas podría así establecer un programa que diese luz verde a la compra de hasta 50.000 millones de euros en acciones más arriesgadas, como la participación estatal en Enel, Eni o Finmeccancia. O como la estatal RAI.