Barclays confía en un acuerdo entre Syriza y la Troika para evitar el ‘Grexit’

Oficina de Barclays - Foto: Raúl Fernández
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

El banco británico cree que la CE, el BCE y el FMI podrían rebajar sus exigencias al nuevo Gobierno y otorga una probabilidad baja a la salida de Grecia del euro. Cinco años después del estallido de la crisis del euro y ante la posibilidad de que Syriza venza en las elecciones presidenciales que se celebrarán el próximo 25 de enero, el Gobierno de Angela Merkel cree que la zona del euro podría sobrevivir si un futuro ejecutivo griego liderado por Alexis Tsipras decidiera abandonar el bloque, según aseguró Der Spiegel este fin de semana. Sin embargo, no todos comparten esta visión.

Este es el caso de Barclays, que sostiene que se podría alcanzar un acuerdo entre Syriza y la Troika, aunque las negociaciones no serían fáciles. La alianza formada por la Comisión Europea, el BCE y el FMI podría rebajar sus exigencias de consolidación fiscal si Grecia se compromete a ejecutar el programa de reformas estructurales, incluyendo la reforma de la administración pública, afirma el banco británico en un informe.

No obstante, Barclays no descarta por completo que se produzca una salida de Grecia de la zona del euro, un escenario bautizado como Grexit, si bien asignan una “probabilidad baja” dado que Syriza ha declarado que su intención es mantener al país dentro de la unión mentaría. Sin embargo, Grecia estaría en una posición menos incómoda para salir que en el pasado por la significativa corrección del déficit por cuenta corriente y el superávit primario.

Según todas las encuestas Syriza ganará, pero no con mayoría y el banco británico sostiene que tendría que gobernar en coalición con el Pasok o con To Potami (colocado en el centro del espectro político). Otro escenario posible sería gobernar en mayoría pero sería algo que dejaría al Ejecutivo en una posición muy frágil por lo que no se descartaría que se convocaran unas nuevas elecciones generales este año.

Otro aspecto sería el posible contagio de la situación griega a España, Italia o Portugal. En este sentido Barclays es de la opinión que sí podrá haber contagio, pero que será limitado y que en última instancia el BCE y su programa de compra de bonos en los mercados secundarios podrían paliar los efectos negativos.

En el caso de España, el banco británico recuerda que el saldo primario de las administraciones públicas está en déficit y la economía en deflación a pesar del crecimiento económico moderado. En este escenario, afirma que “la continuación de la consolidación fiscal y las reformas estructurales son claves para garantizar la sostenibilidad de la deuda en el medio plazo”. “No esperamos que la España de la deuda pública se estabilice antes de 2016 como muy pronto”, añade.

Barclays cree que la llegada de Syriza al poder en Grecia podría amplificar los apoyos de Podemos en España y convertirse en una fuente de preocupación para los inversores que mantengan la deuda pública española.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA