Fitch avisa a la banca de inversión sobre los riesgos de más costes de litigios

Sede de Fitcht Ratings
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

La agencia espera también que el crecimiento económico en la zona del euro en el 2015 sea débil mientras que en EEUU y Reino Unido será más fuerte. La agencia de calificación Fitch ha revisado la calificación de 12 bancos de inversión (Global Trading and Universal Banks) entre los que se encuentran Bank of America, Barclays, BNP, Citi, Credit Suisse, Deutsche Bank, Goldman Sachs, HSBC, JP Morgan, Morgan Stanley, Société Générale y UBS. La agencia ha reiterado los ratings en la totalidad de los casos y en general el ‘outlook’ del sector es estable.

Fitch considera que las 12 entidades analizadas fortalecieron sus balances en los tres primeros trimestres del 2014. La capitalización se ha fortalecido de forma significativa a lo largo de los últimos dos años y la liquidez se mantiene elevada.

No obstante, la agencia advierte de que todavía persiste la presión sobre la cuenta de resultados, especialmente en el negocio de ‘securities’ y recuerda que aún existe una exposición significativa a riesgo regulatorio y de litigios.

Los bancos de inversión se enfrentan a un riesgo de litigio que podría seguir pesando sobre sus resultados a medio plazo y, por tanto, sus ratios de capital. Ese ha sido el caso este año de BNP (9.000 millones de dólares de multa del por romper las sanciones de EEUU contra Sudán, Irán y Siria), Credit Suisse (2.900 millones de dólares también en EEUU por ayudar a sus clientes a la evasión de impuestos) y Bank of America (16.000 millones de dólares por venta fraudulenta de RMBS).

La agencia señala también que espera que el crecimiento económico en la zona del euro en el 2015 seadébil mientras que en EEUU y Reino Unido será más fuerte, por lo que espera una mejor evolución de las entidades con mayor exposición a estas regiones.

Además, señala como un posible riesgo para las entidades de la eurozona el problema de la deflación, indicando que un escenario prolongado de deflación implicaría presión adicional sobre los beneficios y podría resultar en cambios de los outlooks de las entidades.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA