Basilea amenaza con echar por tierra el programa de compras de ABS de Draghi

Mario Draghi, presidente del BCE
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

El Comité de Supervisión de Basilea estaría trabajando en una revisión de las reglas para los activos bancarios que se negocian, incluyendo los ABS. El Banco Central Europeo (BCE) podría iniciar hoy mismo su programa de compras de ABS (asset backed securities), después de haber publicado ya los detalles operativos del mismo, que forma parte de las medidas extraordinarias con las que la institución pretende combatir la baja inflación y estimular el crédito en la zona euro. Sin embargo, poco han tardado en filtrarse rumores en la prensa internacional sobre un tratamiento más duro por parte de Basilea de estos títulos, muy alejado de las demandas de la institución que preside Mario Draghi.

En concreto, el Comité de Supervisión de Basilea estaría trabajando en una revisión de las reglas para los activos bancarios que se negocian, incluyendo los ABS. Para la cartera de inversión, los proyectos de normas de Basilea establecen la llamada “jerarquía de enfoques” que los bancos deben utilizar para medir sus riesgos, y establecer el capital que necesitan.

Según estos planes, los bancos deben utilizar modelos internos para la medición del riesgo siempre que sea posible. El borrador del proyecto establecería unas normas sobre cómo hacer estos modelos, teniendo en cuenta los subyacentes de sus exposiciones, incluyendo las pérdidas esperadas.

Si no es posible utilizar los modelos, los bancos tendrían cierto margen para utilizar las calificaciones crediticias externas o un “enfoque normalizado”, elaborado por los reguladores. El proyecto podría establecer un suelo de un 15% en la caída del riesgo, sin importar el método utilizado.

La razón de ser de esta reforma es “hacer los requerimientos de capital más prudente y, sensibles al riesgo” para reducir la dependencia de las calificaciones crediticias externas, y los denominados “efectos acantilado” cuando los bancos se enfrentan a un fuerte aumento o disminución repentina en sus requerimientos. El Comité de Supervisión Bancaria de Basilea volverá a reunirse en diciembre y la decisión final de Basilea probablemente llegará a principios de 2015.

Los nuevos rumores sobre los requisitos de Basilea pueden suponer un freno al programa impulsado por el presidente del BCE, Mario Draghi, cuyo alcance real ya está siendo cuestionado por los analistas. Según los escenarios más optimistas en los que el BCE es capaz de comprar el 50% de los ABS elegibles, los expertos señalan que se estaría hablando de un volumen total de compras de 200.000 millones de euros en el mercado secundario (100.000 millones al año).

Por otra parte, teniendo en cuenta los volúmenes de primario de 166.000 millones en 2013 (ABS/CMBS/RMBS/SME), se podría asumir otro 15% o 20% de compras en primario, o 30.000 millones al año. De todas formas, a la vista de las dudas sobre el interés del sector financiero en vender ABS que no liberen capital y que puedan suponer un mark-to-market inasumible, es muy difícil realizar estimaciones razonables sobre volúmenes.

Las compras de ABS se inician después de que el pasado 20 de octubre, el BCE comenzase a adquirir bonos garantizados (cédulas) de los que desde entonces acumula un total de 10.485 millones, tras adquirir 3.077 millones de euros durante la cuarta semana de funcionamiento.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA