Brasil implanta un impuesto al ahorro para promover el riesgo

La decisión de Brasil de establecer un impuesto a algunas cuentas de ahorro podría promover un apetito gradual por el riesgo, debido a que algunos inversores sacrificarían la estabilidad y seguridad de sus inversiones en beneficio de mayores retornos en el corto plazo, según han informado medios locales.

Los retornos estables y seguros ofrecidos por las cuentas de ahorro han perdido atractivo desde marzo, cuando comenzaron los primeros rumores de que podrían ser pasibles de tasas. Así, los gerentes de fondos esperan que una parte de los 107.000 millones de reales (53.000 millones de dólares) en ahorros que pueden estar afectos a impuestos pase a acciones el próximo año.

«El impuesto destruye el valor del tradicional ingreso fijo, lo que es bueno para la toma de riesgos», dijo Regis Abreu, quien ayuda a manejar unos 2.000 millones de reales en activos de Mercato Gestao de Recursos en Río de Janeiro. El índice Bovespa de la Bolsa de Valores de Sao Paulo ha subido un 38% desde un mínimo anual de marzo.

Algunos operadores dicen que parte de las robustas ganancias que lo convirtieron en una de las plazas con mejor desempeño del mundo se debieron al flujo desde las cuentas de ahorro. Por su parte, la Asociación Nacional de Bancos de Inversión (Anbid) dijo que las acciones y los fondos han levantado 3.000 millones de reales en dinero este año, con un el flujo ganando fuerza en los últimos dos meses.