Ucrania aprueba medidas anticorrupción a unas semanas de las elecciones parlamentarias

Petro Poroshenko, presidente de Ucrania
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Estas leyes, respaldadas por el Parlamento, buscan cambiar la imagen de Ucrania y desviar las críticas, incluidas las de la Unión Europea, que acusan al país de estar ralentizando las reformas. El Gobierno de Ucrania ha aprobado este martes derogar algunas leyes para intentar así acabar con la corrupción que impera en el país. La medida surge a pocas semanas de las elecciones parlamentarias, que se celebrarán el próximo 26 de octubre.

Según informa Europa Press el presidente ucraniano, Petro Poroshenko, elegido en mayo después de que su predecesor Viktor Yanukovich, respaldado por Moscú, fuera derrocado, quiere unas elecciones tranquilas. Poroshenko confía en contar con el respaldo suficiente para acabar con el conflicto separatista en el este y construir unas relaciones económicas y políticas cercanas a la Unión Europea.

Y es que en las últimas semanas se han registrado varias manifestaciones contra el Gobierno. Los manifestantes, muchos de ellos enmascarados, han lanzado bombas de humo y han utilizado pistolas de aire para disparar a las ventanas del Parlamento donde se votaba al nuevo ministro de Defensa. La sesión tuvo que terminarse de forma precipitada. Aunque se cree que la actuación pudo ser obra de grupos nacionalistas, las dos principales formaciones de esta ideología han negado cualquier relación con los acontecimientos.

Estas leyes, respaldadas por el Parlamento, buscan cambiar la imagen de Ucrania y desviar las críticas, incluidas las de la Unión Europea, que acusan al país de estar ralentizando las reformas. La UE ha reconocido el valor de esta nueva legislación, dirigida a acabar con la corrupción de alto nivel y reformar la Fiscalía.

La reforma pretende acabar, entre otras, con el soborno que se ha extendido por todas las esferas de la vida pública y política de Ucrania desde su independencia de la Unión Soviética en 1991. Los observadores internacionales aseguran, eso sí, que la situación empeoró durante los últimos cuatro años del mandato del derrocado Yanukovich.