La EBA retrasará los resultados de los test de estrés del portugués NovoBanco

Sucursal del Banco Espírito Santo
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

La entidad heredera de Banco Espírito Santo entrará en el análisis del AQR y los test de estrés, pero sus resultados no se harán públicos el 26 de octubre. La Autoridad Bancaria Europea (EBA por sus siglas en inglés) ha anunciado que Novo Banco, heredero de Banco Espírito Santo, entrará en el análisis de calidad de los activos (AQR) y las pruebas de estrés, pero que los resultados de su análisis se harán públicos posteriormente a los del resto de bancos europeos, esperados para el 26 de octubre.

Las últimas cuentas de Banco Espírito Santo, del primer semestre, antes de su división en un banco bueno y otro malo, no fueron auditadas. Por otra parte, los analistas señalan que es más que probable el déficit de capital de la entidad, como consecuencia del deterioro de la calidad de los activos y a pesar de los 7.000 millones de euros de activos tóxicos que se han quedado en el banco malo, así como las pérdidas por la exposición a Espirito Santo, DTAs, etc. Otro asunto a tener en cuenta es su resolución, probablemente vía venta a entidades como BPI, que ya ha mostrado interés en Novo Banco.

Sin embargo, los expertos señalan que la venta de Novo Banco (planeada por el gobierno de cara a las elecciones del próximo octubre, y con un periodo máximo de dos años de acuerdo a los términos del rescate) podría no ser un proceso fácil, sobre todo teniendo en cuenta que son muchos los que valoran la entidad muy por debajo de los 4.900 millones de euros inyectados por el fondo de resolución nacional y con la participación de los bancos (Caixa Geral en mayor medida). Además, cabe esperar que los potenciales compradores exigieran un esquema de protección de activos.

La recuperación de los 3.300 millones de línea de crédito de BES Angola, transferida a Novo Banco y provisionada al 100%, podría mejorar la valoración de la entidad portuguesa de cara a su venta, añaden.

La semana pasada la agencia Moody’s mantuvo su outlook negativo para el sistema financiero portugués para los próximos 12-18 meses y el mercado sigue descontando las dudas sobre el futuro de BES con una enorme volatilidad en sus spreads.