Ackermann asegura que Deutsche Bank tenía un plan para salvar a Grecia pero Merkel lo tumbó

Josef Ackermann, exconsejero delegado del Deutsche Bank
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

El ex consejero delegado de la entidad más grande de Alemania asegura que Merkel no quiso contar con la alternativa que propuso en febrero de 2010 por motivos electorales. La crisis de la zona del euro, agravada sustancialmente por el rescate internacional enviado a Grecia en mayo de 2010, podría haberse evitado tal cual la conocemos. Eso es, al menos, lo que ha declarado al periódico griego To Vima el ex consejero delegado del Deutsche Bank, Josef Ackermann.

El banquero de origen suizo, que podría asumir la presidencia del Banco de Chipre a partir del próximo mes de noviembre, ha explicado al citado periódico que fue el propio Deutsche Bank quien propuso a los gobiernos de Francia y Alemania en febrero de 2010 –unos meses después de que el entonces primer ministro griego, Yorgos Papandreu, admitiese que las cuentas públicas suministradas a Bruselas eran falsas- un plan alternativo al ya conocido para ayudar a Grecia.

En palabras del ex banquero, cuando la prima de riesgo griega alcanzó los 350 puntos básicos la poderosa entidad presentó ante Angela Merkel y Nicolas Sarkozy un programa que lograría ganar tiempo para que Atenas pusiese en marcha una serie de reformas sin la necesidad de tener que acudir al Fondo Monetario Internacional (FMI), que impondría sus propias condiciones, como finalmente sucedió.

El plan alternativo –conocido por aquel entonces en los círculos financieros helenos como “plan Ackermann”- requería dinero tanto alemán como francés. Según la versión de Ackermann fue Berlín quien tumbó esta posibilidad debido a que en mayo de ese mismo año afrontaba unas elecciones regionales decisivas en Renania del Norte-Westfalia, el estado más industrializado y poblado de Alemania.