El Gobierno chino calienta el mercado de futuros sobre el maíz

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

En la última semana, el celemín americano de maíz se ha apuntado un ‘rally’ alcista del 7% en el mercado de futuros de Chicago al calor de las compras que el Gobierno chino estaría barajando después de haber dicho hace unas semanas que no recurriría a la importación en un largo periodo de tiempo. Los recortes que desde agosto se ha anotado esta materia prima estarían detrás del cambio de opinión de Pekín que podría apostar por llenar sus graneros a bajo coste por la bondad de las últimas cosechas y la caída del consumo en la Eurozona.

Los costantes recortes en el precio del maíz habrían animado al Gobierno Chino a sopesar la compra de mazorcas de maíz en los mercados internacionales, según declaraciones del director general de la consultora agraria Yiwu Chuangjie, una de las referentes del sector en el ‘Gigante Asiático’, a la agencia económica Bloomberg. Un supuesto que ha calentado la negociación de esta materia prima de la que China es un importante productor y consumidor.

El jueves 15 de diciembre el celemín americano de maíz (equivalente a unos 25,4 kilogramos) tocó mínimos a 5,78 dólares. Muy cerca de la barrera de los cinco dólares marcada por Yiwu a partir de los cuales China habría reemprendido la importaciones de este cereal, paralizadas desde que el pasado 13 de octubre se hizo con una cantidad indeterminada de las 900.000 toneladas de mazorcas que sacó a subasta el Departamento de Agricultura de EEUU.

Un desplome en la cotización del maíz en el que ha pesado, según operadores del mercado de materias primas consultados por este diario, el récord de cosechas que se prevé en para esta temporada en algunos grandes países productores como Argentina y la propia China. Y además, en los últimos meses, la crisis de la Eurozona y las malas previsiones económicas que anticipan una menor demanda de esta ‘commodity’ básica.

Desde finales del pasado mes de agosto hasta el citado día 15 de diciembre, el celemín de maíz se había depreciado un 25%. En menos de cuatro meses, los futuros sobre los granos de maíz pasaron de pagarse a 771,5 centavos de dólar a 578,38 centavos. Un desplome del que ha remontado hasta los 618,88 centavos en solo seis sesione al calor de los renovados ánimos de Pekín para llenar aún más sus graneros.

Por el momento, China cuenta con unas reservas de más de 10 millones de toneladas de maíz de su cosecha del año pasado a los que se sumarán las previstas buenas cosechas de este año que gracias a una temporada libre de sequías e inundaciones podrían llegar a los 170-192 millones de toneladas, según las diversas estimaciones y en breve hasta 4 millones más procedentes de la importación según los rumores que han calentado el mercado en los últimos días.

Una bonanza que se prevé también para Argentina, otro de los grandes productores globales de este cereal. Algo que ha llevado a los analistas a apostar porque el celemín americano de maíz se convierta en la ‘commodity’ más castigada de 2012 y caiga hasta los 4,305 dólares el próximo año en el mercado de futuros de Chicago, uno de los referentes mundiales en la negociación de derivados sobre cereales junto al mercado de la ciudad china de Dalian, entre otros.

Perspectivas que han llevado a los expertos y operadores a apostar porque China pueda salir a los mercados en las próximas semanas, una vez se haya calmado esta última escalada, en busca de hasta cuatro millones de toneladas más para sus reservas.

TE PODRÍA INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA