Indra se dispara un 8,5% en el Ibex de la mano de sus resultados trimestrales y la vuelta al dividendo

Sede de Indra

Sede de Indra

Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Indra se convierte en la gran protagonista del Ibex 35 en la jornada de hoy con subidas superiores al 8,5% al cierre del mercado. Los inversores celebran los resultados presentados por la empresa al cierre de ayer, y sobre todo la vuelta al dividendo.

Las acciones de Indra subían un 8,58% al cierre hasta alcanzar los 10,38 euros, liderando un Ibex 35 que finalmente subía un 0,60%. El valor acumula una revalorización en lo que va de año de un 48%, con la capitalización bursátil en el entorno de los 1.800 millones de euros.

La compañía anunció ayer al cierre del mercado que alcanzó un beneficio en los nueve primeros meses del año de 115 millones de euros, un 77% por encima del mismo periodo de 2019 y en contraste con los ‘números rojos’ de 2020, lo que ha llevado a la compañía a retomar el dividendo.

Por primera vez desde 2014, Indra propondrá a la junta de accionistas el reparto de un dividendo, que será de 0,15 euros en efectivo a abonar en julio de 2022 a cuenta del presente ejercicio, lo que, de mantenerse la cantidad de acciones en circulación, supondrá un desembolso de 26 millones de euros.

La compañía ingresó 2.363 millones de euros hasta septiembre, un 9,7% más que en el mismo periodo de 2020, mientras que el beneficio bruto de explotación (Ebitda) fue de 257 millones de euros, tres veces más que en el mismo periodo del año pasado.

Además, por segunda vez en tres meses, el equipo directivo de Indra ha mejorado sus objetivos financieros y ha apuntado a generar a finales de año más de 3.300 millones de euros en moneda local, un 3,1% más que el objetivo anterior.

Asimismo, ha mejorado su previsión de Ebit en un 4,5%, para llegar a 230 millones de euros, mientras que espera un flujo de caja de 140 millones de euros, un repunte del objetivo del 7,6%. A la hora de calcular el flujo de caja, no obstante, se resta la entrada de 32 millones de euros a final de año por la venta de las instalaciones de San Fernando de Henares y la salida de 28 millones de euros por el plan de transformación de plantilla.