Edición testing
24 de octubre de 2019, 4:18:23
Economía

Entrevista


Eloy Planes, Consejero delegado de Fluidra

Por B.B.


Eloy Planes, consejero delegado de Fluidra, la multinacional catalana del sector del agua, recibió en Madrid a EL BOLETÍN para explicar la proyección de la empresa en el exterior –de donde procede el 80% de sus ingresos- y cómo está lidiando, al mismo tiempo, con la crisis europea. El CEO de Fluidra, que mantiene delegaciones en 41 países repartidos por todo el mundo, no teme un abandono súbito de ningún gran inversor y se muestra optimista de cara a la segunda parte del año.

¿Podría explicar brevemente el negocio de Fluidra?
Todas las actividades de Fluidra giran alrededor del mundo del agua y están especialmente centradas en el disfrute, el tratamiento del medio, su conducción y el riego. El corazón del negocio se sostiene sobre el disfrute, la parte de piscinas y wellness, aunque el negocio se ha ido diversificando hacia el resto de áreas. Como compañía tenemos una presencia internacional muy importante. El 80% de la facturación procede del extranjero. Tenemos presencia, con delegación propia, en 41 países. En concreto, nos dedicamos a la fabricación de una gama de productos y la distribuimos utilizando una red propia; contamos con unos 150 puntos de distribución repartidos por todo el mundo, desde Sydney, Melbourne o Moscú hasta Santiago de Chile o Sao Paulo, pasando por Alicante, Valencia, Lyon o Lisboa, por citar algunos ejemplos. Nuestra red de distribución llega así al profesional de nuestro sector.

¿Puede exponer con más detalle la presencia internacional de la compañía?
Fluidra cuenta con cuatro grandes focos de crecimiento. Dos de ellos están muy bien consolidados y cuentan con mucho recorrido por delante. Es el caso de Asia, en donde estamos presentes en China y toda la zona del Sudeste asiático, y de Australia. En Asia contamos con una presencia fuerte tanto en distribución como en facturación, y nos encontramos liderando el sector de la piscina. Recientemente hemos apostado por una compañía, pequeña, que, sin embargo, nos ofrece una plataforma desde la cual poder introducirnos en el mundo de la conducción de fluidos para usos industriales. También Australia es un mercado muy importante para nosotros. Estos dos focos cuentan con gran recorrido. Si nos vamos hacia el oeste, hemos adquirido en EEUU una compañía especializada en robots electrónicos para la limpieza de las piscinas. Esta empresa supone una plataforma de introducción en el mercado americano muy ligada al mundo de las tecnologías e Internet. Este es un mercado muy maduro y muy estructurado, y aunque nuestra presencia en él es actualmente baja, vemos una gran oportunidad. El cuarto gran foco es la zona de Latinoamérica, donde hemos realizado una inversión en Brasil, de base industrial, comprando una compañía, también pequeña, para tratar de desarrollar todo el negocio en esta zona. Además estamos presentes en Chile, Colombia y México.

¿Cuáles son los planes de futuro de Fluidra en el ámbito internacional?
En el marco de la expansión internacional estamos centrados en estos cuatro ejes, aunque Fluidra también se desarrolla en Oriente Medio y el norte de África. Sin embargo, en estos últimos tres o cuatro años hemos estado trabajando para crear las bases de nuestro plan estratégico ocupando una serie de posiciones en ciertos mercados, como las adquisiciones que hemos comentado. Así que en estos momentos nos encontramos en un momento de recoger frutos y de trabajar a partir de estos puntos que hemos creado para desarrollar el negocio.

¿Se ha encontrado Fluidra con dificultades a la hora de conseguir financiar esta expansión u otros proyectos?
Nosotros tenemos un balance muy saneado. Tenemos una buena estructura. Hemos mantenido unos ratios de deuda prudentes, aún haciendo adquisiciones, y una deuda muy ligada al capital de trabajo, lo que otorga mucha flexibilidad. Desde ese punto de vista, Fluidra es una compañía con un balance muy sólido, de previsión de riesgo bajo. No hemos tenido nunca problemas y, al revés, cuando hemos necesitado financiación para la expansión internacional la hemos encontrado.

El núcleo inversor de la empresa se divide entre los fundadores de la compañía y algunos bancos. ¿Se teme que alguno de estos últimos, y en particular CaixaBank, salga de Fluidra?
Efectivamente, Fluidra cuenta con una estructura de inversores mixta. Están las cuatro familias fundadoras, presentes en el consejo y que, en total, controlan casi el 50% de la compañía y después se encuentran CaixaBank y Banco Sabadell. Por último existe el free float. Esta es más o menos nuestra estructura. Las cuatro familias se mantienen con la vista puesta a largo plazo; conocen y creen en el negocio. Los dos bancos también nos conocen y conocen el negocio. Ellos están en el consejo y creo que si en algún momento hubiera alguna salida, que es probable, aunque esto es algo que nosotros no sabemos sino que es un tema que conocen ellos, yo creo que sería de una manera ordenada. No tenemos una preocupación excesiva al respecto.

A pesar del contrato de liquidez que tiene Fluidra, hay poco volumen de negociación intradía. ¿Eso puede estar frenando a posibles inversores?
El tema de la liquidez es un tema sobre el que tampoco se tienen las palancas para operar en torno al valor. Estas son bastante limitadas. El small cap y el medium cap español han sufrido muchísimo en temas de liquidez, en general por culpa del apetito del inversor internacional hacia este tipo de compañías. La única palanca que existe es la de trabajar al inversor: citarlo, conocerlo, estar con él y seguirlo. En Fluidra, sin tampoco querer entrar en comparaciones con nadie, nos centramos en dos aspectos fundamentales. El primero es que siempre hemos explicado la compañía al mercado. En los buenos momentos pero también en los malos. Siempre hemos salido a explicar lo que sucedía. Por eso contamos con una base institucional que nos conoce bien en mercados como el alemán, el francés, el inglés o el estadounidense. Además, y en segundo lugar, tenemos un nivel de cobertura a nivel de analistas muy importante. Hay 14 analistas, tanto españoles como extranjeros, que nos siguen y que no dejan de ser la otra voz de la compañía, la que llega al mercado y la que al final genera liquidez. Trabajamos con mucha conciencia estos dos aspectos. Luego existen momentos de mayor apertura y momentos de menor apertura; el interés internacional, ya no sólo por la compañía sino por España, puede subir o puede bajar. Pero en todos los momentos estamos allí.

En relación al dividendo, en la última junta de accionistas, celebrada hace un mes, se dijo de mantener la remuneración al accionista. Aunque este apartado se revisa año a año, ¿cuáles son las previsiones a corto plazo?
Nosotros hemos aprobado el dividendo para este año, sí. La voluntad de la compañía es la de remunerar desde el punto de vista de dividendo, siempre que exista la capacidad de generar la caja. Desde la salida a Bolsa [en otoño de 2007] hemos repartido dividendo todos los años. Mantenemos esa voluntad.

Por último, ¿cuáles son las previsiones de negocio para este año?
Nosotros prevemos un año similar al pasado: estamos trabajando para ser capaces de compensar la pérdida de negocio en Europa con el crecimiento en los mercados internacionales. Ese es nuestro enfoque. Los resultados del primer trimestre arrojaron un decrecimiento del 3%; no fuimos capaces de compensar esa pérdida de negocio, pero es un trimestre poco significativo. Nuestro planteamiento para el resto del año es, a partir de nuestro crecimiento internacional, cubrir esta cifra.
EL BOLETIN.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elboletin.com