Edición testing
25 de septiembre de 2020, 14:12:34
Economía

Economía


Telefónica se convierte en la primera operadora del Reino Unido

Por C. Madruga


Cuatro años le han bastado a Telefónica para convertirse en el líder de las telecomunicaciones del mercado británico. Desde su desembarco en el país en 2005, con la compra de 02, ha ido arañando cuota de mercado paulatinamente hasta desbancar a British Telecom, según los datos publicados por Ofcom, el regulador del sector en Reino Unido.

La compañía española cuenta en el país con 21,5 millones de clientes, lo que supone una cuota de mercado del 19,5%, frente a los 20,6 lineas de British Telecom (18,7%). Ofcom destaca en su informe que “ha sido la primera vez que un operador de telefonía móvil se convierte en el mayor proveedor de telecomunicaciones del Reino Unido”. A finales de 2008, las conexiones móviles representaron el 69,8% del total, mientras que en 2007 era del 68,8%, y en 2003 del 60,0%.

Telefónica, además, ha conseguido hacer frente a la crisis del consumo en el país como no lo ha hecho ninguna otra operadora. Su cuota de mercado el pasado año subió un 0,8% frente a la subida del 0,4% de su competidora Vodafone. El caso se repite en los últimos cinco años. Desde 2004, O2 ha sido la compañía que más ha conseguido ampliar su base de clientes, hasta un 4,5%.

02 ha pasado a ser el líder del mercado británico en un momento de reordenación del sector. Según los expertos, T-Mobile tiene cada vez más dificultades para justificar su permanencia el país y su dueña, Deustche Telekom, parece cada vez más dispuesta a desprenderse de ella. La operación podría suponer la pérdida de un 75% de todo lo invertido desde que entró en el país, hace diez años.

Su venta acabará con un problema que le llevó a perder 1.120 millones de euros en el primer trimestre del año, tras verse obligada a provisionar 1.800 millones para afrontar la pésima evolución de su filial en el mercado británico, pero también tendrá efectos negativos. Deutsche Telekom compró la empresa británica en 1999 por algo más de 8.000 millones de libras (unos 9.270 millones de euros). Desde entonces ha destinado 4.000 millones de libras (4.636 millones de euros) a inversiones en infraestructuras (capex) y otro tanto para la licencia de tercera generación (3G).

Ahora el mercado valora T-Mobile en una horquilla de entre 3.000 y 4.000 millones de libras. La industria de la telefonía móvil en Reino Unido no echaría de menos a T-Mobile. La compañía es demasiado pequeña para prosperar (cuenta con una cuota de mercado del 15,2%), pero bastante grande para convertirse en un problema para todos.

El país es el ejemplo perfecto de mercado competitivo. Hay cinco operadores dominantes y más de diez supermercados y minoristas que no cuentan con red propia. El resultado: márgenes de Ebitda mucho más bajos que en cualquier otra parte del continente. En el negocio de las telecomunicaciones el tamaño sí importa.

Fuentes del sector consultadas por El Boletín consideran que el comprador obtendría importantes ahorros de costes al cerrar superficies y disminuir gastos de marketing, sobre todo en el contexto actual de recesión económica. Sin embargo, el resto de actores también se vería beneficiado. Si se reduce el número de operadores, la presión en las tarifas se aliviaría a favor de un aumento de los márgenes de las compañías. Vodafone, número dos en este mercado, parece estar interesada. La prensa también ha especulado con el interés de Telefónica, aunque la operadora española no ha querido comentar esta posibilidad.
EL BOLETIN.  Todos los derechos reservados.  ®2020   |  www.elboletin.com