Edición testing
18 de octubre de 2019, 21:25:23
Nacional

Nacional


El zaplanismo abre fisuras en el apoyo a Camps del PP de valenciano

Por G. García


La orden de Génova de hacer 'piña' en torno a Camps por el 'caso Gürtel' ha fracasado en la región que él mismo lidera. Los ‘zaplanistas’ han salido a escena para exigir al PP que deje de lado la trama ya que, denuncian, paraliza los trabajos para preparar las elecciones autonómicas y municipales de 2011. Su principal fuente de presión procede los resultados en las europeas ya que los populares consiguieron el mayor número de votos en su feudo, Alicante.

El 52,88% de los votos en las elecciones europeas obtenidos en Alicante, feudo zaplanista, frente al 52,27% del PP en Valencia convierte a los afines a Eduardo Zaplana como los verdaderos triunfadores del pasado 7 de junio y quiebra la veracidad de los discursos de Francisco Camps en los que aseguraba que los valencianos le han dado a él su confianza ante las acusaciones judiciales. Con el respaldo ciudadano, los zaplanistas han decidido que ya es el momento de dejarse de preocupar tanto del 'caso Gürtel' para ponerse manos a la obra, o lo que es lo mismo, arrebatarle su poder.

El presidente de la Diputación de Alicante y líder de los zaplanista, José Joaquín Ripoll, ha sido el primero en no molestarse por defender la inocencia o culpabilidad de Camps y exigir a los tribunales a tomar ya una decisión sobre las acusaciones que hay contra el presidente valenciano. “Que se archive (si fuera esta la decisión del juez) antes de agosto, y que empecemos a centrarnos en lo que nos tiene que ocupar”, ha sido la orden de Ripoll. Y es que para los zaplanistas poco importa si a Camps le regalaron los trajes o los compró, sólo quieren “poder presentarse a las elecciones (de 2011) con las cuentas hechas”.

Por este motivo, el PP de Alicante ha continuado su actividad como si el ‘Gürtel’ no existiera y ha comenzado la renovación de 50 agrupaciones locales. Mientras que el resto de populares se empecinan en estar lo más cerca posible de Camps, los zaplanistas acuden en masa a los congresos locales para aumentar su poder en la provincia aprovechando la debilidad de quien le arrebató su poder.

A esta estrategia hay que añadir que los afines a Camps en los ayuntamientos no pasan por su mejor momento. Un ejemplo es la ciudad de Benidorm. Allí el alcalde y ex rival de Ripoll en el liderazgo del PP, Manuel Pérez Fenoll, teme una moción de censura tras la salida de un concejal ahora que no está seguro de tener tras de él todo el respaldo necesario. Además de la iniciativa zaplanista, el presidente de la Diputación de Valencia y ex amigo de Zaplana, Alfonso Rus, ha recalcado la confianza que el propio Camps tiene en sí mismo, por lo que poco necesita que todos hagan una 'piña' en torno a él. Cuando se han generado polémicas en torno al presidente de la Generalitat, como le pasó a su antecesor, Eduardo Zaplana, “todos estábamos nerviosos, pero él no”.

A pesar de la muestra de frialdad a la que hizo referencia Rus, a primeros de mes, Camps increpó a Ripoll por la convocatoria de estas asambleas locales con el objetivo de desgastarle, según han asegurado estos observadores.

Apenas han empezado los congresos y Ripoll ha obtenido su primera victoria. En Villena, la alcaldesa y representante del zaplanismo, Celia Lledó, ha sido reelegida como presidenta de la junta local del PP.

Varios observadores políticos han coincidido en que los socialistas no son los únicos que están disfrutando con la imputación de Camps en el 'caso Gürtel’. "Eduardo Zaplana se debe de estar frotando las manos en su despacho" han asegurado estas fuentes. De hecho, el ex portavoz del PP y ex ministro con José María Aznar puede ser uno de los que le hayan 'aconsejado' a Ripoll a dar este paso y convocar los congresos locales.
EL BOLETIN.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elboletin.com