Edición testing
30 de octubre de 2020, 5:04:17
Internacional

Impuestos


Países Bajos hace un agujero al año de 10.000 millones a la UE en impuestos de empresas de EEUU

Francia, Italia, Alemania y España, los países más afectados, de acuerdo con un informe de Tax Justice Network.

Por Luis Suárez

Países Bajos se ha convertido en el azote de los países del sur de Europa más afectados por la emergencia sanitaria del coronavirus: no solo se opone frontalmente a la mutualización de deuda (coronabonos) sino que incluso ha insinuado una condicionalidad exigente en el uso del Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE). Sin embargo, un informe elaborado por Tax Justice Network pone de relieve que sistema tributario neerlandés ha causado pérdidas de unos 10.000 millones al año a sus socios europeos.


El informe analiza los datos publicados este año por EEUU que detallan dónde declararon las multinacionales estadounidenses sus costes y beneficios en la UE durante 2016 y 2017. En lugar de declarar los beneficios en los países de la UE donde se generaron, las empresas estadounidenses han trasladado miles de millones de beneficios a Países Bajos cada año -44.000 millones de dólares solo en 2017-, donde los tipos del impuesto de sociedades en la práctica pueden ser inferiores al 5%.

El resultado ha sido enormes agujeros en las arcas públicas de algunos de los países más afectados ahora por el coronavirus, denuncia el grupo activista. De hecho, las pérdidas fiscales fueron mayores en los cuatro países de la UE con más casos de infectados: Francia perdió más de 2.700 millones de dólares en impuestos de sociedades; Italia dejó de ingresar 1.500 millones de dólares; Alemania otros 1.500 millones; y España casi 1.000 millones.

En total, Países Bajos le cuesta al resto de miembros de la UE unos 10.000 millones de dólares al año, de acuerdo con Tax Justice Network, pero eso no quiere decir que el país recaude esa cantidad. Debido a su fiscalidad laxa, apenas recauda 2.200 millones de dólares adicionales de las grandes multinacionales estadounidenses. Es decir, por cada dólar que Países Bajos recauda de empresas estadounidenses, la UE en su conjunto perdió casi 4 dólares en impuestos.

Las empresas estadounidenses declararon más beneficios solo en Países Bajos que en el resto de la UE, excluyendo Irlanda y Luxemburgo, cuyos sistemas fiscales también han despertado críticas. Sin embargo, los autores del informe apuntan a que el reducido tipo efectivo, unido al uso frecuente de este país como conducto para la transferencia de beneficios a paraísos fiscales empresariales como las Bermudas, da lugar a una enorme transferencia de riqueza fuera de Europa.

En el informe se destacan tres medidas principales que la Unión Europea debería adoptar, a juicio de los autores, para poner fin a este desequilibrio. En primer lugar, la introducción de la tributación unitaria (la Base Imponible Consolidada Común del Impuesto sobre Sociedades) pondría fin a la oportunidad de separar los beneficios imponibles de la actividad económica real que los genera.

En segundo lugar, una tasa mínima del impuesto de sociedades del 25% o superior eliminaría la mayoría de los incentivos para la transferencia de beneficios; y un impuesto sobre el exceso de beneficios del 50% o el 75% durante la crisis garantizaría que las empresas que obtienen beneficios de la pandemia los compartan plenamente con los estados en los que los obtienen.

Por último, la introducción de la presentación de informes públicos país por país garantizaría la transparencia tanto para las empresas multinacionales como para los Estados miembros, asegurando la rendición de cuentas por cualquier desplazamiento continuo de los beneficios.

EL BOLETIN.  Todos los derechos reservados.  ®2020   |  www.elboletin.com