Edición testing
14 de diciembre de 2019, 11:39:28
Nacional

Interior


La AUGC recurre al Supremo el decreto de destinos de la Guardia Civil por favorecer el “enchufismo”

El alto tribunal admite el recurso contra una normativa que duplica los más de 5.000 puestos de libre designación que hay en el Cuerpo.

Por E.B.

La Asociación Unificada de Guardias Civiles (AUGC) sigue empeñada en acabar con lo que considera “enfuchismo” en el Cuerpo y ha presentado un recurso contra el Decreto de Destinos del personal por aumentar el porcentaje de plazas de libre designación, lo que cree favorece el clientelismo y que no puedan acceder a estas plazas agentes cualificados en favor de otros que solo cuentan con el favor de sus jefes Dicho recurso ha sido admitido a trámite por la Sala de lo Contencioso-Administrativo del alto tribunal según informa dicha asociación profesional.


Las razones para impugnar el Real Decreto 470/2019, por el que se aprueba el Reglamento destino del personal de la Guardia Civil, son “exactamente las mismas que motivaron a AUGC a recurrir el anterior Reglamento de destinos, que finalmente fue anulado por el Tribunal Supremo”: “El abuso de los destinos de libre designación que se hace en el mismo”, denunciando que “de unos 5.000 puestos de trabajo de esta modalidad, se ha pasado a más del doble”, con lo que -un 13% de los destinos totales en la Guardia Civil sería libre designación , aplicándose ahora, por ejemplo, a todos los servicios de investigación, incluyendo las unidades territoriales, a todas las centrales operativas de servicio…”.

La AUGC alerta que “esto, de entrada, provoca que no puedan acceder a estos destinos personal cualificado frente a otros cuyo mayor mérito es simplemente gozar de la confianza del jefe de turno”. Y advierten que la normativa “sirve para fomentar el enchufismo insertado en la Guardia Civil que tanto perjudica a los guardias civiles que anhelan acercarse a sus familias en sus lugares de procedencia”.

Y recuerda que “la doctrina y jurisprudencia es clara al respecto, en el sentido de que la Administración no puede abusar de esta modalidad de destinos, ya que la libre designación debe reservarse exclusivamente a altos cargos de máxima responsabilidad”.

Desde AUGC explican que el hecho que más ha pesado en su decisión interponer el recurso es que todas las vacantes para situación de reserva sean de libre designación. “Porque los destinos de libre designación para el personal en activo se piden de forma voluntaria, pero por la situación de reserva vamos a pasar todos los guardias civiles, y no es de recibo que, si se desea acceder a uno de estos puestos para reserva ocupada, poco importe la capacidad y la experiencia profesional adquirida a lo largo de la vida profesional, pues lo único que realmente influye para ser destinado en estas vacantes en reserva es tener el beneplácito correspondiente del jefe”, aclaran y añaden que consideran que esta situación “lo único que favorece es el clientelismo”, y lo califican de “prácticas impropias de un cuerpo policial moderno”.

Otra razón para recurrir el Real Decreto es que se mantiene la opacidad en la gestión del Catálogo de Puestos de Trabajo, al que no podrán acceder los guardias civiles, “en general, quedando ese nivel de información a nivel jefatura de comandancia, lo que va en contra de las buenas prácticas y transparencia a la que se debe la Administración, en general, y lo que en efecto solo servirá para disminuir las garantías de acceso a vacantes disponibles, y seguirá amparando malos usos como las unidades fantasmas o agregaciones y comisiones ilegales de la que está plagada la Guardia Civil, en detrimento del potencial de servicio de la unidades operativas”.

Además, se quejan de que” dado el ocultismo que rodea Catálogo de puestos de trabajo, desconocen “si finalmente recoge garantías suficientes para los guardias civiles que se encuentran en situación de ‘Apto con limitaciones psicofísicas’, que fue finalmente lo que hizo anular el anterior Reglamento.

Asimismo, critican desde la AUGC que el nuevo Real Decreto limita el número de vacantes que se pueden pedir, argumentando para ello la peregrina idea de que, si se piden muchos destinos, se puede colapsar el sistema, lo que, además de ser difícil de creer, es grave, porque limita los derechos de los guardias civiles.

EL BOLETIN.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elboletin.com