Edición testing
21 de noviembre de 2019, 22:37:12
Economía

Política monetaria


Llega la artillería de Draghi: ahonda en los tipos negativos y recupera las compras de deuda

El BCE rebaja la tasa que cobra a los bancos al -0,50%, pero introduce un nuevo sistema de "dos niveles" que reducirá la presión al sector.

Por Consoli Madruga

El Banco Central Europeo (BCE) ha desplegado nueva artillería para impulsar el crecimiento en la eurozona. La autoridad monetaria ha reducido la facilidad de depósito, la tasa que cobra a los bancos comerciales por guardar sus depósitos, en diez puntos básicos, hasta un mínimo histórico del -0,5%, con el objetivo de alentar a las entidades a prestar dinero a consumidores y empresas.


Rebajar aún más la tasa que abonan los bancos por su exceso de efectivo es una mala noticia para las entidades, porque deben asumir mayores pérdidas, pero el BCE ha adoptado una medida que aliviará la presión sobre el sector. Introducirá un nuevo sistema de “dos niveles” bajo el cual las tenencias de algunos bancos estarán exentas de pagar la tasa negativa sobre sus excedentes de liquidez y reducirá el coste de sus préstamos a largo plazo a los bancos. Con estas medidas intenta hacer frente a las protestas de la industria por la contracción de la rentabilidad.

El consejo de gobierno del BCE también ha decidido dejar sin cambios los tipos de interés de referencia. Continuarán en el 0% en lugar de imponer tasas negativas a los ahorradores. El organismo se ha comprometido a no subirlos hasta que la inflación “converja vigorosamente a un nivel suficientemente próximo, aunque inferior, al 2%”.
Además, como parte de su nuevo paquete de estímulo, ha reiniciado su programa de flexibilización cuantitativa con un nuevo programa de compra de deuda, aunque por una cuantía inferior a la prevista. Comenzará a comprar 20.000 millones de euros en bonos cada mes a partir de principios de noviembre, 10.000 millones menos de lo que esperaba el mercado.

Las medidas adoptadas por el organismo europeo han llevado al presidente estadounidense, Donald Trump, a twittear que el BCE está “actuando rápidamente” mientras que la Reserva Federal “se sienta, y se sienta, y se sienta”. Un mensaje que forma parte de su estrategia de presión hacia la Fed para que reduzca el coste de los préstamos la próxima semana por segunda vez en el año, en un escenario en el que los bancos centrales de todo el mundo parecen cada vez más dispuestos a combatir la creciente debilidad económica.

Preguntado en rueda de prensa acerca del tuit de Trump, el presidente del BCE, Mario Draghi, ha recordado que su mandato consiste en la estabilidad de precios y no en el cambio de divisa. A Draghi ya solo le queda la reunión de octubre antes de que la francesa Christine Lagarde asuma la presidencia de la autoridad monetaria europea.

EL BOLETIN.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elboletin.com