Edición testing
19 de noviembre de 2019, 1:21:15
Economía

Resultados empresariales


Bankia mantiene su intención de pagar un 'superdividendo' pese a las advertencias del BdE

El banco reconoce que no podrá alcanzar el objetivo de beneficio de 1.300 millones de euros que se había planteado en su Plan Estratégico.

Por Luis Suárez

Bankia ha hecho oídos sordos a las recomendaciones que el Banco de España, por boca de la subgobernadora Margarita Delgado, ha dado al sector para que se replantee las políticas de dividendos y vuelva al pago en acciones. El consejero delegado, José Sevilla, ha anunciado hoy que la entidad sigue adelante con sus planes para distribuir 2.500 millones de euros del exceso de capital, si bien todavía no hay fecha prevista para los pagos.


El Plan Estratégico de Bankia contempla distribuir entre los accionistas el exceso de capital por encima del objetivo del 12%, una cifra estimada de 2.500 millones de euros. Por el momento, el banco ha generado 1.137 millones de euros, según ha señalado Sevilla, que ha aclarado que “el consejo deberá tomar la decisión que corresponda sobre el momento más más adecuado” para pagar este dividendo extraordinario, “pero de momento no hay una fecha”.

“El momento adecuado depende en primer lugar de generarlo”, ha añadido ante la insistencia de la prensa. “Vamos en la buena línea” y “tenemos 18 meses por delante”. Sí ha descartado por completo que este pago vaya a realizarse en acciones (scrip dividend), a pesar de las recomendaciones del Banco de España de que la banca se replantee sus políticas de retribución a los accionistas. “Nosotros respetamos las manifestaciones de los supervisores”, que “van en la línea de conseguir ratios de capital prudentes”, ha asegurado, pero “los nuestros más que prudentes son hiperprudentes”.

Lo que no podrá cumplirse es el objetivo de alcanzar un beneficio de 1.300 millones de euros que también contemplaba el Plan Estratégico, según ha reconocido el banquero, debido al escenario de tipos actual y su prolongación en el tiempo. No obstante, “no es una sorpresa para el mercado”. El diario Expansión había publicado hoy en su edición impresa que Bankia cumplirá con la mayor parte de los objetivos de su Plan, que se cumple en 2020, pero no en lo que respecta al beneficio ni la rentabilidad, que tampoco llegará al 11%.

Por otro lado, el banquero se ha mostrado satisfecho por la decisión de la Fiscalía de no acusar a Bankia por la salida a bolsa en julio de 2011 dentro de la investigación que lleva a cabo la Audiencia Nacional. “La salida a bolsa de Bankia fue un error, no fue una buena idea”, ha reconocido, “pero hay mucha distancia entre un error y un delito”.

Sevilla ha vuelto a descartar la opción de que Bankia se convierta en una banca pública, como defiende Unidas Podemos. “Hay un compromiso claro por parte de los gobiernos españoles de privatizar la entidad”, ha defendido, “el objetivo es hacer a Bankia una entidad totalmente privada”. El plazo previsto para la desinversión del Estado, que controla más de un 60% de la entidad, es diciembre de 2021, ha recordado y “esperamos que de aquí a entonces haya “ventanas u oportunidades” para realizar esta venta.

A día de hoy ha reconocido que parece que no es el momento idóneo para llevar a cabo esta privatización, no tanto por el hecho de que el Gobierno esté en funciones como por “la evolución de la acción”.

Sevilla ha descartado la opción de que el banco llegue a cobrar intereses a los clientes minoristas por sus depósitos por los tipos de interés negativos, mientras que a institucionales y mayoristas “lo llevamos haciendo bastante tiempo”. Aun así, el banquero considera que, aunque poco, queda margen para ajustar aún más las remuneraciones de estos depósitos.”Los tipos negativos son malos para los pequeños ahorradores” ha reflexionado además, ya que “es un desincentivo al ahorro” y “aumentar la tasa de ahorro en España es un objetivo en sí mismo”.

Otra derivada del escenario de tipos negativos es que puede provocar un nuevo proceso de concentración de la banca. “Ponen más presión en los gastos de explotación”, ha señalado el consejero delegado de Bankia. “Nosotros hicimos una fusión el año pasado, con unas sinergias de costes de 190 millones de euros y creemos que tenemos un buen ratio de eficiencia. Lo que teneos que hacer es estar despiertos y no dormirnos en los laureles”.

Bankia obtuvo un beneficio neto atribuido de 400 millones de euros durante el primer semestre de 2019, un 22,3% menos que en el mismo periodo del año anterior, según ha anunciado hoy la entidad, que explica esta caída por un menor volumen de resultados por operaciones financieras (ROF) en el periodo.

Las cuentas superan, no obstante, el consenso del mercado, que había augurado que el beneficio se quedaría en 368 millones. Esto ayudaba a que las acciones de Bankia subieran un 1,35% a media mañana hasta alcanzar los 1,87 euros, rebotando respecto la fuerte caída de un 4,75% registrada el pasado viernes.

EL BOLETIN.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elboletin.com