Edición testing
22 de agosto de 2019, 22:24:39
Economía

Empresas


Cabify insiste en que paga impuestos en España y mantiene su hoja de ruta para salir a bolsa

La empresa duplicó su facturación en España hasta los 144 millones de euros pese al conflicto con el taxi en ciudades como Madrid o Barcelona.

Por Luis Suárez

Aunque aún no hay fechas sobre la mesa, Cabify mantiene su “hoja de ruta” para salir a bolsa en un período de “uno o dos años”. Así lo ha señalado hoy Vicente Pascual, cofundador y consejero delegado de la empresa, durante su participación en un seminario organizado por la APIE y patrocinado por BBVA en la UIMP de Santander, en la que ha defendido que Cabify pagó el año pasado unos ocho millones de euros en impuestos.


“La salida a bolsa está en la hoja de ruta, pero no voy a mencionar fechas”, ha señalado Pascual, que sólo ha apuntado que la operación podría llegar “en uno o dos años”. El confundador de Cabify no se ha mostrado preocupado por los pinchazos que han tenido competidores como Lyft o Uber en sus propios saltos al parqué. “Nosotros tenemos la apuesta diferencial de ser rentables desde ya”, ha destacado. “Un modelo rentable que genere ingresos que al final es lo que valoran los mercados”.

Cabify, con una facturación que se disparó un 98% en España el año pasado hasta los 144 millones de euros, aún presenta una rentabilidad negativa, ha reconocido Pascual (-2,7% de la facturación), pero confía en que en uno o dos años está situación se revierta. Aparejada a esta llegada de la rentabilidad, la compañía empezará a pagar Impuesto de Sociedades. La intención es que “bien en 2019 o bien en 2020 seamos rentables, pagando los impuestos que nos correspondan”.

Pascual ha querido desmentir, eso sí, que Cabify no pague impuestos. Impuesto de Sociedades al margen, el ejecutivo ha explicado que a través de IVA e impuestos sobre los salarios el año pasado Cabify pagó “por encima de los ocho millones de euros”. Teniendo en cuenta que los ingresos netos estarían en España en unos 20 millones de euros, la compañía paga un 30% de impuestos, de acuerdo con sus cálculos. “Pagamos impuestos de forma comparable a lo que pagan otras empresas en España”, ha apuntado.

Por otro lado, Pascual ha salido al paso de las críticas por la situación de precariedad laboral en la que se encuentran los conductores. Tal y como ha señalado, “la industria de los VTC ya existía antes de la entrada de Cabify” y la empresa sólo se ha adecuado a la situación que ya había. Aun así, ha defendido que “en la mayoría de los casos” estos conductores “tienen contrato indefinido según el convenio”. El ejecutivo Hemos generado una oportunidad para toda esta gente. Explosión de empleo que se ha adecuado a las normas laborales que ya existían en el país.

El confundador de Cabify ha señalado también que las restricciones aprobadas por el Ayuntamiento de Barcelona (precontratación con 15 minutos de antelación) han sido “lesivas” tanto para su negocio como para los usuarios de la plataforma en el municipio y se ha mostrado convencido de que la empresa opera actualmente de manera “completamente legal”. En ese sentido, Pascual ha insistido en que “no queremos crear conflicto con el taxi”. “pensamos que tiene que ser una opción más en la plataforma”, ha destacado.

EL BOLETIN.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elboletin.com