Edición testing
22 de octubre de 2019, 13:45:41
Economía

Banca


El BdE mete prisa para que la banca se deshaga del ladrillo: “Los activos vendidos eran los más atractivos”

El gobernador del Banco de España, Pablo Hernández de Cos, advierte de que el riesgo por los “litigios judiciales se ha incrementado significativamente”.

Por Luis Suárez

Cuando se cumple más de una década desde que estalló la crisis, los bancos españoles todavía tienen deberes que hacer para seguir reduciendo la morosidad y deshaciéndose de los activos adjudicados, según ha señalado hoy el gobernador del Banco de España, Pablo Hernández de Cos, que ha recordado además otros riesgos a los que se enfrenta el sector financiero, entre ellos los litigios judiciales.


El gobernador ha aprovechado su intervención en el tradicional 'Seminario Financiero' organizado por la APIE y patrocinado por BBVA en la UIMP de Santander para advertir de que el “riesgo legal” de la banca española, “vinculado a litigios judiciales”, se ha incrementado “significativamente”. “Las entidades han estado involucradas en un número elevado de procesos judiciales en los que se cuestionaban ciertas condiciones contractuales de sus operaciones hipotecarias”.

El coste de estos procesos para las entidades ya se ha hecho efectivo en muchos casos, ha reconocido Hernández de Cos, que ha recordado, por ejemplo, que en las cláusulas suelo se han devuelto 2.200 millones de euros a los clientes afectados. No obstante, “existen todavía procedimientos judiciales muy relevantes pendientes de resolución”.

Además, más allá de los costes que la litigiosidad, Hernández de Cos ha recordado que esta situación implica “una pérdida de reputación” para la banca. Las entidades “deben esforzarse en revertir esta percepción” proporcionando a los clientes la información “precisa de manera clara y transparente” y facilitándoles el acceso a productos “adecuados a sus necesidades y conocimientos financieros”.

El gobernador ha metido prisa también a los bancos para seguir reduciendo sus activos problemáticos. Si bien la tasa de morosidad se ha reducido en ocho puntos y se encuentra actualmente en el entorno del 5,8% del crédito total, “todavía existe un amplio margen de mejora”. En ese sentido, ha recordado que antes de que estallase la crisis hace una década la tasa era inferior al 1% y no había prácticamente activos adjudicados.

A día de hoy los activos adjudicados “son la mitad de los registrados en 2014”, contabilizando un 3,6% del total de activos. No obstante, tal y como ha apuntado, “el reto al que se enfrentan las entidades para su reducción es ahora mayor, ya que lógicamente los activos problemáticos ya vendidos eran más atractivos”. Por eso, Herández de Cos cree que es “fundamental” que los bancos no relajen los estándares de concesión de los créditos, “de forma que se minimicen las nuevas entradas de morosos” y se mantenga la “gestión activa” de las carteras de dudosos y adjudicados.

Por último, el gobernador ha reiterado que “los bancos españoles mantienen niveles de solvencia reducidos” respecto a sus rivales internacionales. Aunque se superan los mínimos regulatorios “con suficiencia”, en un mundo en el que “hay que competir por los recursos financieros globales, este es un elemento de señalización relevante”.

EL BOLETIN.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elboletin.com