Edición testing
21 de septiembre de 2019, 6:45:10
Nacional

Investidura


Sánchez tira de calculadora: tiene que conseguir 173 votos para ser investido

El líder del PSOE arranca el martes las negociaciones tras aceptar el encargo del Rey. Las decisiones de JxCat y UPN allanan la investidura.

Por Gustavo García

El presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, empieza a hacer números tras haber recibido –y aceptado- el encargo de Felipe VI de presentar su candidatura a la investidura. El líder del PSOE, calculadora en mano, hace sus cuentas con un objetivo claro: reunir 173 votos a favor. Con estos ‘síes’ lograría salir victorioso en la segunda votación de la sesión de investidura, en la que se requieren más papeletas favorables que en contra. No obstante, para conseguir estos apoyos los socialistas tendrán antes que sentarse a negociar.


Los contactos arrancarán este mismo martes, 11 de junio. Ese día Sánchez se verá en el Congreso con los líderes de Podemos, PP y Ciudadanos, Pablo Iglesias, Pablo Casado y Albert Rivera, respectivamente. La elección no es casual. El jefe del Ejecutivo en funciones quiere reunirse con ellos al encabezar tres partidos que “pueden facilitar o bloquear” la investidura para que en España “haya un Gobierno cuanto antes”.

Tras estos encuentros se sucederán otros con el resto de formaciones políticas con representación en la Cámara baja. Y es que, la suma de PSOE y Podemos no es suficiente. Sánchez necesita el respaldo de más diputados. Una misión que no abanderará él, sino que cederá a los responsables del grupo parlamentario.

A la espera del inicio de estos contactos en Ferraz ya han hechos sus cálculos. Sánchez tiene asegurados, por ahora, el ‘sí’ de los 123 escaños logrados por el PSOE en las pasadas elecciones generales. Su siguiente objetivo pasa por convencer a Unidas Podemos para sumar, de esta manera, sus 42 diputados. Tarea nada fácil a tenor de la exigencia de Pablo Iglesias y los suyos de acordar un Gobierno de coalición. Esta condición ha provocado cierto distanciamiento entre ambos partidos. Y es que, Sánchez no quiere saber nada de tener en su gabinete a ministros de la formación morada. Solo acepta independientes.

De solventarse estas diferencias estos dos partidos aglutinan 165 votos. Y a partir de aquí la suma será casi escaño a escaño. Los socialistas confían también en lograr el respaldo del PNV y sus seis diputados e intentarán convencer al Partido Regionalista de Cantabria (PRC) y Compromís, con un parlamentario cada uno. En total, 173 ‘síes’.

Estos apoyos podrían ser suficientes para que Sánchez sea investido ante el nuevo escenario parlamentario que se ha vislumbrado esta semana tras la decisión de los diputados de JxCat Jordi Turull, Josep Rull y Jordi Sànchez de mantener sus actas pese a estar suspendidos. Además, a esto hay que unir la posibilidad de que Navarra Suma (integrada por UPN, PP y Ciudadanos) se abstenga. De confirmarse, los votos necesarios para la segunda votación se reducirían.

Sánchez contaría, por tanto, con más votos positivos (173) que negativos (171). Y en estos últimos estarían PP, Ciudadanos, Vox, ERC, Coalición Canaria, Bildu y JxCat. El socialista conseguiría con esta fórmula ser investido presidente del Gobierno sin el respaldo de los independentistas.

EL BOLETIN.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elboletin.com