Edición testing
21 de julio de 2019, 18:59:19
Economía

Juicio de Bankia


El exdirector de Inspección del BdE: fue una “sorpresa” que Bankia presentase cuentas sin auditar

“Nos quedamos un poco como, ¿qué ha pasado aquí?”, señala el exdirector del departamento de inspección IV del Banco de España Pedro González.

Por E.B.

El exdirector del departamento de inspección IV del Banco de España Pedro González ha reconocido que le pareció “un tanto excesivos” los ajustes de 22.000 millones calculados por el nuevo equipo gestor de Bankia dirigido por José Ignacio Goirigolzarri en la reformulación de las cuentas correspondientes al ejercicio 2011, pero ha dicho que, con todo, “había que entenderlo”.


Según recoge la agencia Europa Press, durante su comparecencia en calidad de testigo en el juicio que investiga la salida a bolsa de Bankia, Pedro González ha insistido en que la labor del Banco de España no era ni es opinar sobre el cierre de ‘libros’, sino constatar que determinados ajustes son recogidos.

El nuevo equipo gestor hizo una valoración del grupo a su llegada y estimó unos deterioros de unos 22.000 millones de euros, cuando los saneamientos planteados en el plan de recapitalización conocido como ‘Rato II’ los calculaba en unos 10.000 millones de euros. El requerimiento previsto por la antigua cúpula coincidía con el “aconsejado” por el Banco de España ante el cambio de perspectivas macroeconómicas y revisiones de la cartera de la entidad.

“Eran unos 10.000 millones de euros adicionales a los nuestros. Nos parecía un cambio de criterio un tanto excesivo, pero había que entenderlo”, ha subrayado en relación a los ajustes planteados por el equipo de Goirigolzarri. En este sentido, ha explicado que si el auditor, la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) y el mercado no pusieron pegas y además lo aceptaron, al Banco de España no le correspondía opinar al respecto. “A un supervisor no le importa si se ha dotado de una forma u otra, solo que se registre. Si se añade mayores coberturas y se mejora, para nosotros mejor”, ha remarcado.

Por otro lado, también se ha referido a cuando el banco, todavía gestionado por el equipo de Rodrigo Rato, envió las cuentas correspondientes al ejercicio 2011 a la CNMV sin informe de auditoría. Este hecho, para González, fue “una sorpresa” y le generó “una ansiedad importante”. “Pasamos de estar en una situación de calma a una de huracán”, que luego se acentuó con la dimisión de Rato, ha reseñado según recoge Europa Press. “Nos quedamos un poco como, ¿qué ha pasado aquí?”, ha llegado a decir.

El exdirectivo del Banco de España ha afirmado que desconocía que esto se fuera a producir, ya que las últimas conversaciones que recuerda de forma clara con el socio auditor de Deloitte Francisco Celma fueron a finales del año 2011 y en el mes de enero de 2012. Lo que sí ha reconocido González es que a raíz de estas conversaciones con Celma se detectó una “cantidad importante” de activos que estaban entrando en mora, la mayoría procedente de Bancaja, que estaba “peor de lo que se pensaba”.

EL BOLETIN.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elboletin.com