Edición testing
20 de junio de 2019, 14:05:04
Nacional

Entrevista


Rommy Arce, concejala-presidenta de Usera y Arganzuela

La concejala-presidenta de Usera y Arganzuela, Rommy Arce, se presenta a las primarias para liderar Madrid en Pie Municipalista junto a IU, Anticapitalistas y Bancada.

Por Marco González

“Hay que plantear la expropiación de la vivienda vacía a los bancos aunque haya que ir más allá de los marcos legales”


Rommy Arce (Lima, Perú. 1977) se reivindica como “una mujer feminista, comunista y no me siento avergonzada”. Además así lo deja entrever en su despacho en la Casa del Reloj donde ejerce de concejala-presidenta de Arganzuela y Usera; allí no faltan las referencias feministas y, por ejemplo, un póster de las libertarias.

Izquierda Unida, Anticapitalistas y Bancada han unido fuerzas en la capital y han presentado batalla contra Manuela Carmena. Allí estará Rommy Arce. No lo hará Podemos, lo que la actual edil de Ahora Madrid lo ve como una “incoherencia” aunque interpreta que se debe al “miedo” de Iglesias a la actual alcaldesa. Pese a ello, estas tres fuerzas sí han dado un paso al frente bajo la candidatura de Madrid en Pie Municipalista.

Ahora, hasta el domingo, están en primarias. Y Rommy Arce, elegida por Anticapitalistas, se ha presentado para cabeza de lista. Entrecomillas, competirá contra Carlos Sánchez Mato y Pablo Carmona, dos compañeros de un grupo como Ahora Madrid que se ha dinamitado. “Carmena ha roto un proyecto como Ahora Madrid”, lamenta en esta entrevista a EL BOLETÍN.

“Me pregunto por qué en la izquierda somos idiotas: nos peleamos más que solucionamos”. Esta afirmación sale de Pablo Iglesias esta misma semana, ¿coincide?

No creo que ayude mucho este tipo de frases que alimentan el discurso de la derecha sobre la fragmentación de la izquierda. Me parece que lo importante es el debate de ideas que, en nuestro caso, es lo que queremos para transformar la ciudad de Madrid.

Han arrancado las primarias en Madrid en Pie Municipalista y a diferencia de la Comunidad de Madrid, aquí IU y Anticapitalistas han presentado diferentes candidaturas, ¿por qué?

Hemos conformado una confluencia que articula espacios políticos diversos. Creemos que el sistema de primarias es también un proceso de movilización y de casi una precampaña; prepara el terreno para dar a conocer el proyecto político que defendemos. En definitiva, los tres espacios políticos que trabajamos conjuntamente compartimos un acuerdo político de fondo. Veníamos trabajando juntas desde hace cuatro años y defendiendo el espíritu programático con el que Ahora Madrid se conformó.

¿Qué diferencias hay entre usted y el resto de candidatos (Carlos Sánchez Mato de IU y Pablo Carmona de Bancada)?

Yo no hablaría de diferencias, tenemos un acuerdo político de fondo y todas aportamos. Nosotras a lo mejor incidimos más en otras cuestiones como en la remunicipalización de los servicios públicos, en la necesidad de llevar a cabo una auditoría de la deuda o llevar a cabo una reforma profunda del Plan General de Ordenación Urbana y paralizar, por supuesto, las operaciones urbanísticas especulativas.

En el caso de que Anticapitalistas no gane en estas primarias, ¿estas propuestas van a estar integradas en Madrid en Pie Municipalistas?

Sí, estamos trabajando un programa político común con 100 medidas programáticas. Además queda por llevar a cabo una serie de encuentros sectoriales, temáticos, para poder seguir enriqueciendo el programa.

Si gana en las primarias, ¿va a integrar al resto de candidatos en la lista definitiva?

El sistema de primarias que hemos consensuado es un sistema muy parecido al de 2015. Son unas primarias con un sistema que garantiza la pluralidad y diversidad de la lista. No cabe hablar de integración porque el propio sistema garantiza esa pluralidad de los resultados.

Se trata de una votación separada: por un lado se vota al cabeza de lista y por otro lado al resto de la lista. Se puede hacer una votación mezclada.

¿Y qué sucede entonces con el resto de cabezas de lista no escogidos?

El censo es único aunque el cabeza de lista y el resto de lista visualmente estén separados.

Si no entendido mal, los tres candidatos (Rommy Arce, Carlos Sánchez Mato y Pablo Carmona), independientemente de quien lidere la candidatura a la Alcaldía, estarían en las listas salvo sorpresa. No hay un perdedor, ¿no?

Sí en el caso de haber recibido los suficientes votos. Es un proceso de cooperación, de suma. No hay un perdedor.

¿Es un alivio que, visto lo visto en la Comunidad de Madrid, Podemos no forme parte de las elecciones municipales?

Lo más coherente, ya que un sector de Ahora Madrid hemos defendido el programa en cada momento, es que seamos ese sector conformado por Ganemos, IU o Anticapitalistas los que lideremos el cambio para Madrid. Por lo tanto, si Podemos se ha apartado tiene que ver también con la trayectoria política que han tenido en estos cuatro años. Ellos claramente en algunas cuestiones han apoyado a Manuela Carmena separándose del programa de Ahora Madrid.

¿Como cuáles?

Pues por ejemplo con la Operación Chamartín aunque en el último mes han virado el discurso. Hay que recordar que cuando vivimos este debate no hubo un posicionamiento claro por parte de la Dirección de Podemos en Madrid y mucho menos por sus concejales en el Ayuntamiento de Madrid, ni Rita Maestre, ni José Manuel Calvo, ni otros tantos…

Menciona a Rita Maestre y José Manuel Calvo que, en principio, ya no están en Podemos, ¿le sorprende que el partido no rivalice con Carmena después de todo lo que ha pasado con Más Madrid?

Es una incoherencia que una fuerza política no presente una candidatura para Madrid, que es la capital del Estado. Tiene que ver seguramente con la falta de debate político en el seno de Podemos.

¿Cree que hay miedo a competir electoralmente con Carmena por su figura mediática?

Claro que hay miedo. Pablo Iglesias ligó su futuro político de alguna manera a Manuela Carmena y Manuela Carmena ahora ha decidido no contar con Podemos para sus listas.

¿A qué tipo de votante puede atraer la candidatura de Madrid en Pie Municipalista, es decir, hay margen a la izquierda de Carmena?

Sí, estamos convencidas de que hay espacio político para nuestro proyecto y desde luego nuestra intención es removilizar a los sectores populares que en 2015 se ilusionaron por un proyecto que no ha cumplido las expectativas. Entendemos que nuestra propuesta política puede ser ilusionante para el votante que se puede ir a la abstención.

Hay que recuperar muchos de los retos que en 2015 nos pusimos por delante que tienen que ver con las desigualdades profundas de esta ciudad, con una redistribución de la riqueza y del poder, con que dejen de gobernar los que no han ganado en las urnas en Madrid.

¿Palpa en el ambiente esa petición de dar un paso al frente ante las falsas expectativas creadas con Ahora Madrid, tal y como menciona? ¿La gente pide Más Madrid y más Carmena?

Vemos todos los días que hay cierta desilusión con estos cuatro años de gobierno del cambio. Tenemos muchos ejemplos como las grandes operaciones especulativas que se han cedido tras ser heredados por el PP. Y ahí se ve el caso de Los Berrocales, que es un proyecto heredado de Ana Botella. Ella en 2013 hizo una reforma exprés del Plan General de Ordenación Urbana para impulsar una operación especulativa urbanística de dimensiones mastodónticas.

Hablamos de 160.000 nuevas viviendas para Madrid que es como meter Salamanca dentro de Madrid. Estas operaciones especulativas que estamos votando con el PP y con Ciudadanos desde luego no representan un modelo de cambio para la ciudad, sino más de lo mismo: más pelotazo, más ladrillazo y más operaciones especulativas. Significa, al igual que con la Operación Chamartín, ser cómplices de los poderes financieros. En la Operación Chamartín es algo más grave porque hablamos de ayudar al BBVA que le salga redondo el negocio con suelo público.

¿Qué hay que hacer con la Operación Chamartín?

Para empezar tiene que estar liderada por la iniciativa pública de las administraciones que son las propietarias del suelo. No desde luego el BBVA.

Desde Anticapitalistas se viene lanzando la creación de un banco público como gran propuesta, ¿es posible este paso? ¿Cómo puede recuperarse la confianza de esta figura?

Lo primero hay que recordar es que todas hemos pagado el rescate de la banca y eso no le ha preocupado a nadie. Si entre todas hemos tenido que pagarlo, ¿por qué nos vamos a negar a la creación de una banca pública en beneficio de los ciudadanos? Pero no solo eso, también podemos impulsar iniciativas públicas de creación de empresas públicas, de impulsos a la economía social y solidaria. Necesitan créditos para poner en marcha proyectos de empleo y para eso se necesita una banca pública.

¿Ha faltado valentía en el Ayuntamiento de Madrid para impulsar políticas de vivienda en la ciudad?

Sí, ha faltado no solo valentía sino voluntad política. Solo por dar un dato: en 2017 teníamos 100 desahucios al día y hoy en Madrid tenemos más de 150.000 viviendas vacías. Necesitamos plantear la expropiación de la vivienda vacía a los bancos, gravar la vivienda vacía, limitar a los grandes tenedores de vivienda. Eso es lo que necesitamos hacer. Y se puede hacer. Habría que tomar el ejemplo de ciudades como Berlín que se están planteando la opción de expropiar la vivienda vacía para crear un parque de vivienda público.

¿Y es posible esta expropiación de manera legal o sin exponerse a indemnizaciones o a que los bancos se revuelvan?

La obligación de cualquier proyecto político de cambio es ir más allá del marco de lo posible. Desde luego no nos ponemos como límite los marcos legales. Desde una posición política, más si estás en el gobierno, tienes que explorar esos marcos legales e ir incluso más allá de ellos para poder llevar a cabo políticas de justicia social que es lo que necesitamos en Madrid.

¿Que puede haber riesgos de multas, sanciones o de conflictos entre administraciones? Pues es un riesgo que hay que asumir porque vivimos un drama cotidiano y porque el artículo 47 de la Constitución sobre la vivienda no se cumple. Por tanto, tenemos la obligación de explorar todas las vías.

¿Se puede prometer un Madrid libre de desahucios?

Sí. Nos debemos comprometer a luchar por el derecho a la vivienda. He vivido el desahucio de algunas vecinas de Usera o el desahucio de Pepi y no me puedo poner delante de Pepi para decirle que va a seguir habiendo desahucios, que va a seguir habiendo mujeres como ella que se van a ir a la calle y que a eso a nadie le importa. Tenemos que enfrentar los marcos legales e ir más allá, hacer realidad la ILP de vivienda que presentó la PAH.

Dentro de nuestra capacidad en Usera y Arganzuela pusimos en marcha sistemas de atención a la vulnerabilidad residencial. En ambos distritos tenemos pisos que gestionamos de forma directa para proporcionar vivienda a personas en situación de emergencia, que han sido desahuciadas o que no consiguen pagar el alquiler. No solo se trata de facilitar vivienda y techo de forma inmediata, sino también de llevar a cabo un proceso de intervención social con asistencia jurídica y psicológica y de acompañamiento para que esa persona pueda reemprender su vida en las mejores condiciones. Todo acompañado de ayudas económicas.

La capacidad y las competencias de un ayuntamiento son limitadas por lo que tendremos que escalar esta lucha a nivel de la Comunidad de Madrid y del Estado español.

Una de las primeras medidas a la que se tuvo que enfrentar Ahora Madrid fue el contrato de limpieza. Se mejoraron las condiciones pero no se remunicipalizó. Si no se pudo con el furor de 2015, ¿ahora se va a poder?

Volvemos a lo que planteaba antes: es necesario estar convencido de las políticas que quieres emprender. Creemos que ha habido una falta de voluntad política de iniciar procesos de remunicipalización de servicios estratégicos como la limpieza oel cuidado de zonas verdas y que están en manos de las grandes constructoras de este país como Valoriza, OHL, Sacyr, FCC, etc. Enfrentarse a los grandes poderes económicos de esta ciudad no es fácil y hay que tener la voluntad política de hacerlo porque son contratos lesivos.

En su momento lo que se hizo, que yo no estaba en absoluto de acuerdo, en la mesa de limpieza que se constituyó fue por apostar por un reequilibrio económico. Esto quiere decir: dar más dinero a las grandes empresas de la limpieza. No estoy de acuerdo. No hay que inyectar más dinero a las constructoras para que limpien la ciudad. Ya teníamos los contratos lo bastante cuantiosos como para inyectarles más dinero. Entendemos que los contratos integrales son y eran lesivos para Madrid y hay que hacer todo lo posible para revertirlos.

¿Si dan los números, apoyarían un gobierno de Más Madrid?

Nuestro papel va a ser de dique a la derecha. Lo tenemos muy claro. Por lo tanto, nos sentaremos a dialogar con las fuerzas progresistas, en este caso con Más Madrid si hay opción de una investidura. Pero eso requiere un debate político, un diálogo y tener muy claro del lado de quién va a estar Más Madrid. ¿Va a hacer política para los de arriba y cómplice de los poderes financieros y va a pactar con Ciudadanos o si pretende hacer políticas de cambio para Madrid?

En algunas cuestiones nos vamos a poder entender, de hecho, en estos cuatro años, lo hemos hecho.

¿Y si no se da marcha atrás a la Operación Chamartín? ¿Se va a ceder?

Habrá un debate con ellos y desde luego no vamos a aceptar son imposiciones de ningún tipo como se han hecho a lo largo de estos cuatro años. Anticapitalistas como fuerza autónoma e independiente negociará y Más Madrid tendrá que negociar con nosotras como ha hecho con el PSOE. Nosotras pondremos por delante nuestro programa.

“Los tuits de Rommy Arce sobre la Policía Municipal fueron totalmente imprudentes”, “Se habían establecido unas diferencias que hacían imposible que en una nueva legislatura estuviéramos juntos”. “Te pido con cordialidad pero con insistencia que te reúnas y que les dediques más tiempo”. Estas han sido algunas de las frases de Manuela Carmena en las últimas semanas. ¿Quién va a respirar más tranquila: Manuela Carmena al no tener a Rommy Arce en las listas o Rommy Arce al no tener a Manuela Carmena como líder?

(Risas) La caverna ha hecho un gran esfuerzo por generar una imagen de mí distorsionada que no responde a la realidad. En estos cuatro años hemos hecho un trabajo del que me siento muy orgullosa tanto en Usera como en Arganzuela. Cuando se habla de radicalidad, si nos referimos a la defensa de nuestras ideas, de nuestro programa, de lo que somos, de nuestra biografía, entonces sí soy una radical. Me reivindico como una mujer feminista, comunista y no me siento avergonzada.

Entonces entiendo que Carmena va a respirar más tranquila.

Lamento que Carmena tenga una visión de la política en la que no se admite la pluralidad ni la diversidad en el pensamiento. Lamento también que haya pecado de cierto autoritarismo y que haya roto un proyecto político como Ahora Madrid donde había una enorme diversidad que es buena. Lamento que Manuela no lo comprenda.

A finales de 2017 dijo en una entrevista que “pero con todo si Manuela Carmena se vuelve a presentar será una buena noticia”, ¿volvería a repetir esa frase hoy en día?

Respeto que la gente el impulso para hacer política y presentarse a unas elecciones. Ella tiene su proyecto político y nosotras el nuestro.

No ha sido una legislatura sencilla en el Pleno de Usera. “El abandono institucional es gravísimo”, dijo Juan Manuel Almagro, miembro de la Asociación de Vecinos Colonia los Almendrales. ¿Dónde se han cometido errores o qué opinión tiene de lo sucedido?

No comparto esa visión que algunos vecinos de forma interesada han dado. Hemos trabajado estos cuatro años con el tejido asociativo. Se ha dicho de forma reiterada que no me reúno con los vecinos, que no establezco diálogo… en absoluto. Las puertas de esta junta de distrito han estado siempre abiertas independientemente de sus posiciones políticas.

Me he pateado los barrios, conozco bastante bien Arganzuela y Usera; conozco las necesidades y las demandas de los vecinos antes de llegar. Siempre hemos tenido un buen anclaje al territorio. Teníamos un conocimiento bastante bueno de las necesidades.

El balance de esta legislatura por mi parte es muy positivo sobre los logros conseguidos. En estos cuatro años, vamos a cambiar el paisaje urbano de Usera con la puesta en marcha de equipamientos nuevos que el distrito no tenía: la biblioteca de San Fermín, el centro medioambiental Maris Stella en Pradolongo, la escuela infantil de la calle Mirasierra, el centro juvenil del Zofío.

¿Y hay algo que se haya quedado por hacer? ¿Algún deseo?

Una necesidad que vemos para Madrid es la creación de una renta municipal y así lo incluimos en nuestro programa. Si algo hemos visto en Usera es la brutal desigualdad. Un 30% de la población se encuentra casi en situación de exclusión. Tenemos que poner fin a un sistema de ayudas económicas –que a día de hoy es lo que podemos dar en el Ayuntamiento de Madrid- pero cuya tramitación estigmatiza a la población. Creemos que no se puede estar pidiendo facturas de cada gasto a una persona con una necesidad que cubrir. Es necesario reformular a fondo los servicios sociales para que no tenga un enfoque asistencial, sino un enfoque de derechos.

También es importante acabar con la desigualdad y una herramienta imprescindible es una renta municipal. Estamos en disposición de hacerlo porque el Ayuntamiento de Madrid es un ayuntamiento rico.

¿Cree que los vecinos de Usera y Arganzuela van a votarla en caso de ganar las primarias de Madrid en Pie?

Espero que sí, han visto cómo sus distritos han cambiado en muchos aspectos. También en materia cultural, por ejemplo. El programa cultural Mirador Usera y Mirador Arganzuela han sido programas pioneros. Esta semana hemos puesto en marcha la zona de aparcamiento vecinal en Usera. No la vamos materializada en esta legislatura, pero sí en esta y ha sido fruto de nuestro trabajo.

En octubre del año pasado El País publicaba un reportaje de que Vox miraba a los barrios obreros del sur de Madrid como Usera. Muchos análisis han desmentido que el ascenso de la ultraderecha se debe al voto obrero pero, ¿cómo puede la izquierda atraer a ese votante y alejarlo de estas opciones o qué medidas se deben impulsar?

Lo primero y lo prioritario es no alimentar la desafección. Cuando tú vas con un programa de izquierdas y haces políticas de derechas pues estás alimentando la desafección de tus votantes y de los sectores populares.

¿Y eso ha pasado con Ahora Madrid?

Eso ha pasado con Ahora Madrid. Se ha alimentado la desafección y entendemos que hay que tener un programa valiente donde se haga lo que se dice. Además hay que vivir como se piensa para que los votantes puedan recuperar la confianza en opciones de izquierdas que realmente van a atacar a los problemas materiales que sufren todos los días.

EL BOLETIN.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elboletin.com