Edición testing
16 de julio de 2019, 13:17:20
Economía

Juicio de Bankia


Guindos asegura que los grandes banqueros rechazaron el plan de Rato para reflotar Bankia

El exministro de Economía califica de “error” la salida a bolsa del banco y niega haber presionado a Rato para que dimitiera.

Por E.B.

El vicepresidente del Banco Central Europeo (BCE), Luis de Guindos, ha testificado hoy por videoconferencia en el juicio por la salida a bolsa de Bankia en julio de 2011. El que fuera ministro de Economía durante el rescate del banco ha defendido que la actuación del Gobierno fue “evitar que el país fuera rescatado completamente” ante la “alarma” que había sobre el sector financiero español en general y Bankia en particular.


La situación de la economía española era “límite”, ha relatado Guindos, que ha explicado que “el objetivo del Gobierno de España a principios de 2012 era evitar que el país fuera rescatado completamente”. “España era el principal riesgo para la economía de la zona euro”, ha insistido el exministro. “Había una situación de enorme alarma y preocupación sobre sistema financiero español y, más concretamente, sobre Bankia”.

El banco que presidía entonces Rodrigo Rato “el caso más problemático del sistema bancario español”, debido a su carácter sistémico, a su exposición al sector inmobiliario a las “enormes” necesidades de liquidez del BCE que tenía. Así lo consideraba el Fondo Monetario Internacional (FMI) en un informe en el que apuntaba a Bankia como una de sus principales preocupaciones. En ese sentido, Guindos ha descartado por completo que él influyera en la redacción de este informe. “Quien se crea que un ministro de Economía puede afectar a los comunicados del FMI se equivoca”, ha defendido.

La desconfianza no se circunscribía solo a Bankia, sino al conjunto del sector financiero, en relación con la valoración de los activos inmobiliarios en sus balances. “Nadie en la Unión Europea se creía las cifras del país”, ha explicado al recordar que el entonces presidente del Consejo Europeo, Hermann van Rompuy, llamó a Mariano Rajoy para pedir que hubiera un evaluador independiente de la situación de la banca española. “Contratamos a dos, Oliver Wyman y Roland Berger”, ha señalado Guindos.

Por otro lado, el vicepresidente del BCE se ha referido también a la reunión que mantuvo en el Ministerio de Economía con los grandes banqueros del país días antes de la marcha de Rodrigo Rato. Tal y como ha señalado, esta reunión fue solicitada por el propio Rato, que “quería explicar su plan para Bankia, y a ella acudieron los entonces presidentes de BBVA, Banco Santander y La Caixa, Francisco González, Emilio Botín e Isidro Fainé. “El señor González y el señor Botín mostraron claramente su desconfianza con ese plan y su insuficiencia”, ha explicado, pero en esa cita “no se hablaron cuestiones personales. Cómo íbamos a hablar de cuestiones personales si estaba delante el señor Rato”.

Guindos ha negado en ese sentido haber presionado a Rato para que dejase su cargo al frente de Bankia, sino que este “dimitió” y se lo comunicó cuando ya iba “de camino a La Moncloa” para presentar esta dimisión a Mariano Rajoy. No obstante, ha reconocido que la intención del entonces presidente de Bankia tenía intención de retrasar el anuncio hasta que se celebrase la junta de accionistas, pero él le señaló que lo hiciera “de inmediato”.

En ese mismo sentido, ha señalado que el entonces gobernador del Banco de España, Miguel Ángel Fernández Ordóñez, abogó por mantener a Rato y “nombrar un nuevo consejero delegado”.

Guindos, que ha calificado de “un error que nadie pone en duda” la salida a bolsa de Bankia, ha asegurado que se enteró de que la entidad que presidía Rodrigo Rato no logró presentar las cuentas de 2011 auditadas por Deloitte cuando el banco lo comunicó a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), sin que antes se lo hubiera informado anteriormente por parte del Banco de España y Deloitte.

EL BOLETIN.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elboletin.com