Edición testing
17 de noviembre de 2019, 11:11:37
Economía

Juicio de Bankia


Rato ofreció a Goirigolzarri ser consejero delegado de Bankia antes que ser presidente

El actual presidente de Bankia señala que no esperaba que Bruselas obligase al banco a una reestructuración que afectó a 4.500 empleados.

Por E.B.

El presidente de Bankia, José Ignacio Goirigolzarri, ha comparecido hoy como testigo en el juicio por la salida a bolsa del banco que se celebra en la Audiencia Nacional de San Fernando de Henares (Madrid). El banquero ha explicado que no se esperaba el rescate europeo que pidió el Gobierno para la entidad y ha relatado que su predecesor, Rodrigo Rato, le ofreció ser consejero delegado apenas una semana antes de que fuese nombrado presidente.


Según recoge Europa Press, Goirigolzarri ha reconocido que no se esperaba el rescate financiero de 100.000 millones de euros que el Gobierno de Mariano Rajoy solicitó a Bruselas, de los que finalmente usó unos 42.000 millones -la mitad se destinaron a Bankia-, y que motivó un expediente de regulación de empleo (ERE) que afectó a unos 4.500 empleados de la entidad.

“Si a mí me llegan a decir el 7 de mayo de 2012 que íbamos a tener un plan de reestructuración aprobado por Europa en noviembre que nos obligaba a un ERE de 4.500 personas, a cerrar 1.000 de las 3.000 oficinas y que los preferentistas se verían obligados a un gran descuento para participar en la capitalización de Bankia, me hubiera sorprendido, la verdad, no hubiera esperado nada de eso, pero a eso nos tuvimos que enfrentar”, ha manifestado.

Según ha explicado además Goirigolzarri, su incorporación al grupo se produjo a partir de una llamada del entonces presidente de Bankia, Rodrigo Rato, quien le ofreció sustituirle. En concreto, tuvo tres conversaciones con Rato. Una primera, de la que ha dicho no recordar la fecha, en la que le ofreció ser consejero, aunque rechazó el cargo porque se encontraba en un periodo de no competencia de BBVA. La segunda fue un par de semanas antes de su incorporación definitiva, en la que le ofreció ser consejero delegado, y la tercera el 7 de mayo de 2012 en la que aceptó ser el presidente del grupo, para finalmente ser nombrado dos días después por el consejo de BFA y el consejo de Bankia.

“Fue una conversación bastante escueta y corta. Lo que me viene a decir es que interpreta que se ha acabado una etapa y que tiene que comenzar otra etapa dentro de Bankia, que por las características profesionales y mi experiencia en el sector cree que soy la persona adecuada para pilotar esa segunda etapa”, ha relatado.

Además, el día 8 de mayo tuvo conversaciones “cortas” con miembros del Banco de España, del FROB y del Ministerio de Economía. “Cuando realmente entramos a trabajar fue el día 10, después de que se celebrasen los consejos y yo fuera nombrado formalmente presidente”, ha asegurado según recoge Europa Press.

Cuando el 25 de mayo se reformulan las cuentas de 2011, Goirigolzarri pidió a todos los consejeros de BFA-Bankia su dimisión, pues él no podía cesarlos. “Me parecía que en esta nueva etapa que comenzábamos teníamos que cambiar el consejo. Me parecía fundamental enviar ese mensaje claro a la sociedad y al mercado de que empezábamos una nueva etapa, y desde ese punto de vista decidí que les iba a pedir la dimisión una vez aprobadas las cuentas a todos los consejeros”, ha explicado.

El presidente de la entidad ha reconocido que “era un poco incómodo a nivel personal”, pero que sintió que tenía la obligación de sentarse uno a uno con todos los consejeros y explicarles las razones que le llevaban a pedirles su dimisión.

Goirigolzarri ha explicado también que en mayo de 2012 prescindió del exdirector financiero Ildefonso Sánchez Barcoj y del exdirector de auditoría interna Miguel Ángel Soria debido a que el resultado de su actividad anterior en “no era como para seguir confiando en ellos”. Según ha explicado, Barcoj y Soria ocupaban puestos de gran confianza y tenían “unos conflictos de intereses que era mejor que para la nueva etapa no siguieran colaborando”, en el sentido de “haber vivido una historia” de la que Goirigolzarri no quería ninguna influencia para la nueva etapa.

Por el contrario, Goirigozarri ha explicado que el exconsejero delegado Francisco Verdú era una persona a la que conocía desde hacía muchos años y por la que tenía y sigue teniendo “un extraordinario respeto por su capacidad profesional”. “En mis primeros días de actividad, él entendía qué era el negocio y para nosotros y para mí, en lo personal, fue de una extraordinaria ayuda, porque fue el que nos permitió ir muchísimo más rápido para entender cómo funcionaba Bankia y cómo funcionaban las personas. El señor Verdú, durante el tiempo que estuvo, fue de una ayuda extraordinaria”, ha asegurado.

En cuanto a Sergio Durá, que continúa actualmente en la entidad y mantuvo el cargo de interventor general hasta el pasado mes de enero, ha indicado que su currículum era “excelente”, no estaba en Bankia durante el periodo en que salió a Bolsa y “era muy independiente”, al no tener ninguna relación con las antiguas cajas. “Era un profesional que reunía todas las características. Seis años después he podido confirmar que lo que pensábamos es cierto”, ha afirmado Goirigolzarri.

EL BOLETIN.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elboletin.com