Edición testing
20 de noviembre de 2019, 2:56:48
Nacional

Conflicto del Taxi y las VTC


Las puertas giratorias en Uber y Cabify

Varios políticos han recalado en estas empresas tras su paso por la gestión pública.

Por Ander Cortázar

Uber y Cabify han expandido su negocio en España a través de las miles de licencias VTC que se obtuvieron, la mayoría con retroactividad, entre 2009 y 2015, años en los que la Ley Omnibus de Zapatero anuló implícitamente la regulación que impone una licencia VTC por cada 30 taxis. En estos momentos existen cerca de 11.000 licencias VTC en España, y otras 2.000 que debe resolver la Justicia y que se solicitaron en los años del ‘vacío legal’.


Son muchos los taxistas que critican la supuesta connivencia que ha existido entre las administraciones y estas dos empresas (Uber y Cabify) a lo largo de los últimos años, aupadas por grandes inversiones privadas y públicas. En concreto Cabify ha recibido cerca de un millón de euros en subvenciones.

Por otro lado, son varios los políticos que, no solo en España, han cruzado las ‘puertas giratorias’ que unen lo público con lo privado. Sin ir más lejos, hace escasos meses, la oficina que vela por el conflicto de intereses e incompatibilidades dio el visto bueno al fichaje de Isaac Martín Barbero, ex presidente de Ingeniería y Economía del Transporte (Ineco), por Cabify.

Barbero fue un alto cargo del Ministerio de Fomento de Mariano Rajoy en pleno debate entre el sector del taxi y las licencias VTC. Sin embargo, la oficina de conflicto de Intereses de los altos cargos constató que no supone ningún conflicto a la norma la llegada de Barbero a Maxi Mobility Spain S.L.

Ese es el nombre con el que Cabify opera en España desde mayo de 2011 y que corresponde a la filial cuya matriz - Maxi Mobility Inc. – se encuentra registrada como sociedad en el Estado de Delaware (EEUU).

Barbero no es el único representante del Partido Popular que ha recalado en alguna de estas dos empresas. El exdiputado del PP Ildefonso Pastor firmó con Uber como responsable de las relaciones institucionales de la compañía.

Puertas giratorias everywhere

Hace dos años, Uber anunció la creación de un consejo asesor de políticas públicas en el que se encontraban la ex vicepresidenta de la Comisión Europea Neelie Kroes o el antiguo responsable de Transportes de Obama, Ray LaHood.

Ante las polémicas y las quejas del sector del taxi en cada uno de los países en los que decide introducir su negocio, Uber constituyó esa plataforma que pudiera facilitar el camino y rebajar las tensiones en los mercados en los que está presente y aquellos en los que tiene pensado desembarcar.

Los miembros iniciales del consejo de expertos fueron ocho personalidades políticas internacionales de gran relevancia, como Neelie Kroes, ex vicepresidenta de la Comisión Europea y antigua responsable de Telecomunicaciones en UE.

Durante su período al frente de este departamento del organismo comunitario, Kroes mostró una postura favorable a las oportunidades de negocio impulsadas por las nuevas tecnologías. Defendió en concreto a aplicaciones como Uber y la necesidad de una adopción del sector del taxi a los nuevos tiempos.

En el grupo de asesores también se sitúan Ray LaHood, que fue responsable de Transportes en EEUU al mando de Barack Obama, o Melody Barnes, ex directora del Consejo de Políticas Domésticas de la Casa Blanca. Además, destacadas figuras de América Latina: el ex primer ministro peruano Roberto Daniño y Gesner Oliveira, expresidente del Consejo Administrativo de Brasil para la Defensa Económica.

La princesa saudí y empresaria Reema bint Bandar Al Saud, el presidente del Consejo de Calidad de la India, Adil Zainulbhai, y Allan Fels, ex presidente de la Comisión de Competencia y Consumo de Australia completaron el primer consejo de expertos.

Por otro lado, la compañía anunció este verano pasado el fichaje del que fuera asesore del primer ministro británico y responsable del referéndum del Brexit, David Cameron. Uber contrató a Adam Atashzai como su jefe de política para el norte de Europa, que incluye el Reino Unido y los países nórdicos y Benelux.

La contratación se produjo después de que Londres indultara a la compañía para que pudiera operar en la ciudad.

Subvenciones en España

Cabify opera en España desde mayo de 2011 bajo el nombre de Maxi Mobility Spain S.L, cuya matriz - Maxi Mobility Inc. – se encuentra registrada como sociedad en el Estado de Delaware (EEUU).

La raíz española de esa sociedad, Maxi Mobility Spain SL, ha recibido varias subvenciones desde su fundación. El Ministerio de Industria de José Manuel Soria concedió 0,6 millones de euros en ayudas a esta compañía.

390.000 euros dentro del programa Emprendetur I+D+i, que aporta ayudas a programas de innovación relacionados con el turismo y 200.000 euros en el año 2012 procedentes de Enisa, dependiente de Industria, informó ese diario.

A esa cifra hay que sumarle las dos últimas subvenciones recibidas. En 2016, y dentro también del programa Préstamos Emprendetur para la Internacionalización de Empresas Turísticas, Industria destinó 659.486 euros a Maxi Mobility Spain SL para que desarrollara un proyecto de implantación en Colombia. Un año después, el Gobierno de Mariano Rajoy concedió una ayuda de 85.758 euros a la compañía dentro del Plan Estatal I+D+I.

EL BOLETIN.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elboletin.com