Edición testing
22 de agosto de 2019, 4:37:00
Nacional

Gobierno


Taxis, Franco y alquiler turístico, las 'patatas calientes' de Sánchez para su vuelta de vacaciones

El Gobierno se enfrenta a un septiembre 'movido' con varios frentes abiertos a los que hay que sumar sus negociaciones para tratar de sacar adelante un nuevo techo de gasto.

Por Gustavo García

Las hojas del calendario van pasando y septiembre ya está a la vuelta de la esquina. Sí, las vacaciones llegarán a su fin -aunque muchos no quieran- y en apenas unas semanas millones de personas se despedirán de la playa o del pueblo para regresar a la rutina. A esos atascos o a la multitud agolpada en los vagones del metro. Lo que se ha venido a llamar la 'vuelta al cole'. Los políticos tampoco se libran. Y al Gobierno le esperan unas cuantas 'patatas calientes'.


Pedro Sánchez y su Ejecutivo se enfrentan a un septiembre 'movido' con varios frentes abiertos. En concreto, tendrán que abordar qué hacer con el sector del taxi, que paralizó el centro de las principales ciudades del país a finales del mes pasado para exigir al Gobierno cambios legales que garanticen el cumplimiento del ratio de una licencia de VTC (vehículo con conductor) por cada 30 de taxis.

Fomento se vio obligado a tomar cartas en el asunto para sofocar este conflicto. Y lo hizo proponiendo que las comunidades autónomas tengan capacidad de regulación en el ámbito de los servicios VTC que discurren por su territorio. Algo que los taxistas aceptaron y, como voto de confianza, pusieron fin a su huelga. Eso sí, por el momento, ya que han dejado bien claro que no les temblará el pulso si el Gobierno no cumple con su palabra. Las últimas informaciones en torno al número de licencias de este tipo expedidas vaticinan una panorama bastante 'negro'.

Otro de los temas que Sánchez y los suyos tendrán sobre la mesa a su regreso es el de qué hacer con los restos de Francisco Franco. El presidente del Gobierno ha insistido en las últimas semanas que exhumará los restos del dictador del Valle de los Caídos, pero ha evitado en todo momento dar una fecha. “Lo vamos a hacer, lo vamos a hacer muy pronto, muy pronto”, respondió preguntado al respecto en su comparecencia en Moncloa para hacer balance de sus dos meses en el poder.

“Si hemos esperado 40 años, podemos esperar unas semanas más”, insistió Sánchez, que pidió tiempo y tranquilidad en un asunto ante el que el Ejecutivo “cumplirá”.

Esta misma semana ha incidido en que los monumentos que “ensalcen la dictadura franquista pronto serán pasado”. Lo ha hecho tras condenar los ataques a varias casas del pueblo del PSOE y sedes de UGT en contra del traslado del cuerpo del dictador del Valle.

Asimismo, en septiembre se ha comprometido a abordar la regulación del alquiler turístico. El mes que viene arrancará el grupo de trabajo pactado con las comunidades autónomas en la Conferencia Sectorial. En él se dará voz a plataformas como Airbnb o HomeAway para intentar fijar unas líneas maestras generales que solucionen el enredo que hay.

Así lo anunció la propia ministra de Turismo, Reyes Maroto, esta semana en una entrevista a Europa Press en la que afirmó que ya se está revisando toda la normativa existente sobre viviendas de uso turístico, ya sean los decretos autonómicos como las leyes que habría que cambiar para “tratar de encajar la definición de vivienda turística”.

“Nos hemos dado un margen este año en el que yo creo que podemos tener realmente perfilados cuáles van a ser los cambios y llevarlos al Parlamento para que puedan ser aprobados”, explicó Maroto, que destacó que este tipo de viviendas “han tenido un impacto importante en la subida de los precios del alquiler y el incorporarlas y estar coordinados nos va a dar una transversalidad en las políticas que hagamos que va a ayudar a regular mejor la vivienda turística y el alquiler en general”.

El Ejecutivo busca acotar la definición de arrendamiento de temporada en la Ley de Arrendamientos Urbanos (LAU), que limita el alquiler de viviendas vacacionales y apartamentos por parte de particulares vinculándolo a la legislación turística de las comunidades o aplica este régimen si no hay una norma autonómica.

A estas tres cuestiones se unen otras, como los esfuerzos del Gobierno para tratar de sacar adelante un nuevo techo de gasto. El Congreso tumbó a finales de julio su senda presupuestaria y la Ley de Estabilidad Presupuestaria establece que el Ejecutivo debe remitir a las Cortes una nueva propuesta en el plazo de un mes.

Sánchez necesita convencer, por lo menos, a los grupos parlamentarios que le apoyaron en la moción de censura. Entre ellos a Podemos, que se abstuvo en la votación, pero que ya ha tendido la mano a los socialistas para negociar un nuevo techo. “Debemos aprovechar esta segunda oportunidad y hacer un esfuerzo para llevar el barco a buen puerto”, defendió este viernes Nacho Álvarez, secretario de Economía de Podemos, en una tribuna en El País en la que hacía “una invitación honesta pero firme para hacer las cosas bien”.

EL BOLETIN.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elboletin.com