Edición testing
3 de abril de 2020, 3:38:28
Economía

Banca


Los sindicatos de Evo estallan contra Apollo ante la posibilidad de un “desguace” del banco

La sección sindical de CCOO en Evo Banco acusa a Apollo de intentar “especular con un objetivo sencillo: compro barato y vendo caro”.

Por Luis Suárez

Tras haber establecido con Crédit Mutuel unas negociaciones que no llegaron a buen puerto, Apollo ha entablado conversaciones con Bankinter sobre la venta de Evo Banco. No obstante, las informaciones que apuntan a que el interés es sólo por “algunas líneas de negocio” han encendido las alarmas de los sindicatos, que cargan contra el fondo estadounidense, al que acusan de haber “venido a especular”.


“Ha sido la propia dirección de Bankinter la que notificó a la CNMV un breve hecho relevante para concretar el interés de la operación y es esta publicación la única información que tenemos sobre el estado de las negociaciones”, se lamenta en una circular la sección sindical de CCOO en Evo Banco.

El sindicato se muestra muy crítico con Apollo, del que considera que “vino a especular con un objetivo sencillo: compro barato y vendo caro”. En ese camino, el fondo estadounidense “dejó de ser consciente de que las decisiones ‘estratégicas’ acometidas para obtener comprador a corto plazo, han sido las que han impedido nuestra evolución, lastrando el negocio y devaluando nuestro valor”.

“Llevamos cinco años en la cuerda floja, trabajando bajo mínimos para lograr unos objetivos que doblan los de la competencia”, señala CCOO. “Contra todo pronóstico hemos sabido librar cada uno de los obstáculos que nos han sobrevenido y si la actual dirección es incapaz de hacer valer esto en cualquier operación de venta, lo de menos será quién nos compre o cuando nos vendan”.

“Cabría esperar, de cualquier dirección, que junto con los objetivos de máxima rentabilidad se marcase la preservación de los puestos de trabajo de toda la plantilla, pero ante esa consulta la dirección ni afirman ni desmienten”, señala CCOO, que se pregunta si “se pretende ajustar el precio a costa del ‘despiece’, como si Evo fuese un desguace y su plantilla material de desecho”.

El fondo estadounidense Apollo se hizo con Evo Banco en 2013 por un precio de 60 millones de euros al ganar la puja por la marca bajo la que operaba la rescatada Novagalicia en Galicia, Asturias y León. No obstante, la inversión de Apollo en estos cinco años habría ascendido a 300 millones por la asunción de pérdidas en los primeros años, la inversión tecnológica y los procesos de reestructuración llevados a cabo, una cifra que ahora pretende recuperar.

A finales del año pasado, Evo Banco llegó a un acuerdo con los sindicatos tras una tumultuosa negociación para aplicar un expediente de regulación de empleo (ERE) para 239 trabajadores, un 52% de la plantilla.

EL BOLETIN.  Todos los derechos reservados.  ®2020   |  www.elboletin.com