Edición testing
18 de febrero de 2020, 8:18:27
Economía

Los ERE de la banca


Nervios en la plantilla de Evo Banco ante la inminente venta… y tras el reciente ERE

CCOO reconoce que recibe “infinidad de consultas” en torno a la estabilidad del empleo ante la posible venta.

Por Luis Suárez

Hace poco más de tres meses, la dirección de Evo Banco llegaba a un acuerdo con los sindicatos para aplicar un expediente de regulación de empleo (ERE) que supone un recorte de la plantilla a la mitad. Por ello, las recientes informaciones que apuntan a una venta inminente de la entidad al francés Crédit Mutuel han causado cierta intranquilidad en los trabajadores.


“Cada vez que en prensa se detalla algo sobre las negociaciones que se están llevando a cabo recibimos infinidad de consultas en torno a la estabilidad de nuestro empleo al cambiar de propietario”, señala en una circular la sección sindical de CCOO en Evo Banco. “Siempre intentamos tranquilizaros e intentamos no hacernos eco de noticias que ahora pareciendo ciertas, mañana son antiguas, pero hoy es difícil no hacerse eco de la noticia que ayer se publicó”, reconoce el sindicato

En su comunicado a los trabajadores, CCOO destaca que el banco de cabecera en España de Crédit Mutuel es Targobank y “actualmente tienen una plantilla de más de 750 trabajadores distribuidos por todo el territorio español, aunque las regiones que acumulan mayor plantilla están en Madrid, Cataluña, Islas Baleares y Andalucía”. “Otra participada es la financiera Cofidis, con centro único de trabajo en Cataluña y una plantilla cercana a los 800 trabajadores”.

No existe precedente de que se hayan acometido medidas traumáticas en ninguna de las participadas del grupo algo que, si a priori es tranquilizador, no supone que bajemos la guardia”, concluye CCOO.

Según adelantó el diario Expansión esta semana, Apollo ha entablado negociaciones en exclusiva con el banco francés Crédit Mutuel para la venta de Evo Banco, una operación que se podría cerrar en el entorno de los 300 millones de euros.

El fondo estadounidense se hizo con Evo Banco en 2013 por un precio de 60 millones de euros al ganar la puja por la marca bajo la que operaba la rescatada Novagalicia en Galicia, Asturias y León. No obstante, la inversión de Apollo en estos cinco años habría ascendido a 300 millones por la asunción de pérdidas en los primeros años, la inversión tecnológica y los procesos de reestructuración llevados a cabo, una cifra que ahora pretende recuperar.

Hace apenas tres meses, Evo Banco llegó a un acuerdo con los sindicatos tras una tumultuosa negociación para aplicar un expediente de regulación de empleo (ERE) para 239 trabajadores, un 52% de la plantilla. El acuerdo contemplaba asimismo el cierre del 90% de sus oficinas, manteniendo sólo abiertas cinco: en Madrid, Barcelona, Valencia, Sevilla y Bilbao.

EL BOLETIN.  Todos los derechos reservados.  ®2020   |  www.elboletin.com