Edición testing
30 de marzo de 2020, 21:42:47
Internacional

Guerra comercial


Boeing, ¿la primera gran víctima de la guerra comercial entre EEUU y China?

En los mercados de materias primas se desploma el precio de la soja: el año pasado se movieron 14.000 millones de dólares entre China y EEUU en compras del cereal.

Por Luis Suárez

La decisión de China de imponer aranceles del 25% a más de 100 productos estadounidenses ha sacudido con fuerza a los mercados, que no esperaban una respuesta tan agresiva del gigante asiático a las medidas contra los productos de alta tecnología anunciadas por Donald Trump. El fabricante aeronáutico Boeing, el mayor exportador estadounidense, podría ser uno de los mayores damnificados de esta guerra comercial.


Las acciones de Boeing abrían en Wall Street con un retroceso de un 3,33% hasta marcar 319,80 dólares. Ya en la preapertura había registrado castigos superiores al 5%.

La compañía, cuya fábrica de Everett tiene el honor de ser el edificio más grande del mundo, corre un riesgo particular teniendo en cuenta que es el mayor exportador de EEUU, según los analistas de Vertical Research Partners, y su principal mercado final es China. “No existe un precedente reciente para una guerra comercial global”, señalaron estos expertos en una nota recogida por Bloomberg que salió antes de que se anunciaran los planes de China.

En los mercados de materias primas, las miradas se dirigen a la soja, cuyo precio retrocedía hoy un 5,3% en el mercado de Chicago. La perspectiva de que Beijing se dirigiese a este cereal –como ha ocurrido- había sido objeto de especulación en las últimas semanas, ya que el comercio entre ambos países alcanzó alrededor de 14.000 millones de dólares.

China no es sólo el mayor importador del mundo de semillas oleaginosas, sino también el mayor comprador de EEUU.

De hecho, sus compras alcanzaron un récord el año pasado en línea con la cría de ganado porcino. El gigante asiático es el mayor productor y consumidor de carne de cerdo del mundo y su industria depende de la harina de soja para alimentar a los animales. En ese sentido, no sólo EEUU podría verse muy perjudicado de confirmarse el arancel, sino también los granjeros porcinos chinos, que se enfrentarían a una subida de los costes que repercutiría probablemente en el precio final de la carne.

EL BOLETIN.  Todos los derechos reservados.  ®2020   |  www.elboletin.com