Edición testing
22 de octubre de 2019, 7:49:30
Hoy en la red

Contenido patrocinado


Multas y sanciones por conducir sin seguro

Tener un coche acarrea una serie de gastos que conviene asumir una vez hemos seleccionado el automóvil que hemos decidido comprar.

Por E.B.

Disponer de un coche ha pasado de ser un capricho, a una necesidad. Basta con salir a la calle para ver la cantidad de coches que hay aparcados en la ciudad, cómo están los parking llenos en fechas y horas punta o cómo el tráfico a veces nos hacer desesperarnos cuando estamos en nuestro coche. Además, disponer del permiso de conducir y vehículo con el que poder desplazarse es muy importante a la hora de no ser descartado en un proceso de selección de un puesto de trabajo, independientemente del cargo que sea. Estas afirmaciones son una realidad en cuando a estadísticas, puesto que el pasado año 2016 se cerró con 1.147.000 coches matriculados en España, un crecimiento del 10,9% respecto al año 2015.


No es suficiente con la compra del vehículo. Tener un coche acarrea una serie de gastos que conviene asumir una vez hemos seleccionado el automóvil que hemos decidido comprar. Impuesto de matriculación, gasolina, reparaciones ocasionales que pudieran surgir, mantenimiento y el seguro, un aspecto fundamental a la hora de circular con él. Disponer de un buen seguro es realmente importante si queremos evitar gastos mayores que pudieran derivarse, es decir, las indeseables multas.

Actualmente, las multas relacionadas con la circulación suelen estar relacionadas con el consumo de alcohol o de diversas sustancias que alteran por completo la atención del conductor y provocan graves accidentes, incluso mortales, a diario en cualquier punto del mundo.

Más allá de estos desagradables casos y continuando con la imperiosa necesidad de tener un seguro en nuestro vehículo, si queremos disponer de uno eficiente, es preferible escoger los seguros de vehículos con Génesis. La razón es muy simple: en España existe la obligatoriedad de asegurar todos y cada uno de los vehículos a motor al menos con una cobertura de responsabilidad civil. En caso de circular sin el pertinente seguro, podría acarrear multas y sanciones que oscilarían entre los 650 y los 2.800 euros, atendiendo al tipo de vehículo y al tipo de permiso exigido.

Esta obligatoriedad viene regulada en el artículo 3 del Real Decreto Legislativo 8/2004, de 29 de octubre, por el que se aprueba el texto refundido de la Ley sobre responsabilidad civil y seguro en la circulación de vehículos a motor. El responsable de la multa será el propietario del vehículo, mientras que el conductor será el responsable de los daños ocasionados tanto a personas como a vehículos por el hecho de no llevar consigo el seguro del coche o no estuviese en regla, siempre y cuando el conductor en cuestión sea el causante de los daños.

El propietario, además, responderá civilmente de los daños a otras personas o vehículos, aunque no sea el conductor del vehículo en ese momento. Como excepción, existe la única posibilidad de que el propietario pueda demostrar que le robaron el vehículo. Más allá de desgracias y pérdidas materiales, los agentes de tráfico tienen la potestad de inmovilizar cualquier vehículo que no traiga consigo el seguro en cuestión, requisándolo por un plazo de 1 o 3 meses, dependiendo de la reincidencia o no. En el momento de querer proceder al levantamiento del coche, deberá llevar consigo el seguro del coche y abonar los gastos. El propietario deberá pagar el depósito, puesto que podrían requisarle el vehículo por un plazo de un año y, además, prohibirle conducir por territorio nacional durante todo este plazo.

Este tipo de multas y sanciones, atentan contra la legalidad española y es conveniente conocerlas antes de proceder a la compra de un vehículo, puesto que el desconocimiento de la norma no exime a nadie de la obligatoriedad de su cumplimiento. En ocasiones, todas estas normas y recomendaciones no son suficientes y las personas no se las toman en serio. Por este motivo, según las estadísticas, únicamente en España, existen cerca de 2.000.000 de vehículos que circulan sin el correspondiente seguro. Se trata de aproximadamente el 10% de vehículos matriculados desde el año 1996, hecho que ha provocado que los agentes de tráficos detecten este tipo de anomalías instalando una serie de medios automatizados de control y monitorización en diversas carreteras con el fin de detectar este tipo de vehículos de manera más rápida y eficaz y que suscriban la póliza estipulada por ley.

Por todo esto, si no dispones todavía de un seguro en tu vehículo, es preferible que soluciones este hecho cuanto antes, con el fin de evitar problemas que te afecten a ti y al resto de conductores. Al igual que ocurre con las desagradables drogas y el alcohol, es un asunto que está bajo nuestra responsabilidad y nos corresponde hacer todo lo posible para evitarlo. Contrata ya tu seguro, el que mejor se adapte a tus necesidades y siempre garantizándote el precio más bajo. Una de las decisiones más inteligentes que puedes llegar a tomar está en tus manos.

EL BOLETIN.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elboletin.com