Edición testing
13 de octubre de 2019, 22:53:13
Economía

Latinoamérica


España podría estar perdiendo más de un 2% de su PIB por el mal diseño de sus políticas

Durante la presentación de un informe del BID, también se anuncia que Paraguay, Argentina, Uruguay o Ecuador evalúan desarrollar sistemas de moneda digital.

Por David Penado

El Economista Jefe y Gerente del Departamento de Investigación del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), Juan José Ruiz Gómez, ha apuntado que España podría estar perdiendo más de un 2% de su PIB debido al mal diseño de sus políticas públicas y, en particular, de sus ayudas sociales. En esta línea, a lo largo de un acto de presentación del informe insignia anual de la entidad en Madrid, quien también ha ocupado diversos cargos en los Ministerios de Economía, Hacienda y Comercio como funcionario del Cuerpo de Técnicos Comerciales y Economistas del Estado, señaló que "las políticas públicas están mucho peor evaluadas en España que en América Latina".

Ruiz Gómez se refería así a que, en la región hermana, se realizan de forma más sistemática que en el nuestro, evaluaciones ex post de los resultados e impacto de estas políticas; si bien dichos mecanismos no estarían siendo suficientes para solucionar los problemas en la gestión pública y en la percepción ciudadana de la misma. De hecho, adelantó, que en el próximo Latinobarómetro, la corrupción figura percibida como "el problema número uno en América Latina, por encima incluso de la violencia".


En dicho resultado, el economista apuntó que ha contribuido de forma decisiva el escándalo asociado al gigante brasileño de la construcción Odebrecht, implicado en la oferta de sobornos a políticos y altos funcionarios a cambio de la concesión de obras públicas en una gran cantidad de países de la región, y que ya ha obligado a la paralización de infraestructuras en 11 naciones. Por ello, David Tuesta, economista jefe de la Unidad de inclusión financiera del BBVA, quien compartió panel con Ruíz Gómez, señaló que la magnitud del caso "ha puesto en peligro todo el sistema de Alianzas Público Privadas para la construcción de infraestructuras en la región".

El motivo, como señaló nuevamente Ruiz, es que después de que suceda un caso como ese, históricamente se ha producido "una parálisis" ya que nadie quiere asumir la responsabilidad de firmar una concesión. No obstante, añadió que, en parte, para atajar problemas como éstos, los países de la región estarían planteándose algunas medidas innovadoras.

De esta forma, quien también fue Secretario General de Economía Internacional y Competencia y Presidente del Comité de Política Económica de la Unión Europea desde 1991 a 1993, señaló que el BID está recibiendo peticiones de bancos centrales de Paraguay, Argentina, Uruguay o Ecuador para desarrollar por primera vez sistemas de moneda digital. Precisamente, en gran medida, porque éstos ayudarían a luchar contra fenómenos como la corrupción o el lavado de dinero.

Informe "Ahorra para Desarrollarse: Cómo América Latina y el Caribe pueden ahorrar más y mejor"

Ruiz Gómez hizo su intervención después de que sus compañeros del BID, Eduardo Cavallo y Tomás Serebrisky, presentasen el informe Desarrrollo en las Américas (DIA), que cada año analiza en profundidad un tema de interés para América Latina y El Caribe. En esta ocasión, bajo se centra en el ahorro, lo que sirvió a los dos economistas argentinos para apuntar que la región ahorra "poco y mal".

De esta forma, el 17,5% del Producto Interior Bruto (PIB) que América Latina destina al ahorro, es una cifra que tan solo está por encima de los datos del África subsahariana, y a más de 10 puntos porcentuales de las de Asía, así como a casi cinco de las que mantienen los países desarrollados. Como consecuencia, los dos economistas apuntaron que los países de la región no cuentan con recursos suficientes para financiar instrumentos claves para su propio desarrollo como la construcción de infraestructuras, que les permitirían incrementar su productividad y "tirar de la economía".

Para que ello fuese posible, Serebrisky y Cavallo incidieron en la necesidad de propiciar cambios en los marcos regulatorios de los diferentes países de la región para que, por ejemplo, éstos contasen con instrumentos financieros propios que les permitan canalizar el ahorro directamente a infraestructuras. También la necesidad de mejorar los instrumentos que ya existen para que se adapten a los sesgos de conducta de sus habitantes.

Asimismo, precedieron a Ruiz en su valoración de las transferencias y programas sociales que en principio deberían ir la población de menores ingresos, como por ejemplo los subsidios de energía, al señalar que hasta un 70% de las mismas se acabarían desviando de su propósito original. Un fenómeno que denominaron como "filtraciones" y que sería responsable de la 'pérdida' de hasta un 2,7% del PIB de la región que consideraron que estaría mejor destinado al ahorro.

Los dos economistas otorgaron de nuevo un papel clave a los sistemas financieros al apuntar que, a través de su rol de intermediación con la economía real, correspondería a éstos que el ahorro fuese canalizado a propiciar un aumento de la productividad. También consideraron necesario un cambio en el enfoque que los Estados y los propios organismos de desarrollo han mantenido durante estos años basado en el acceso de la población a financiación.

Los dos miembros del BID incidieron en que, ahora, es necesario cambiar ese enfoque para que dicho acceso se produzca al sistema formal y que éste pueda expandir su base de clientes. Al mismo tiempo, apuntaron que en la región también se deberían perseguir aspectos como el cumplimiento de los contratos financieros y conseguir mejorar la calidad de la información financiera.
EL BOLETIN.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elboletin.com