Edición testing
2 de abril de 2020, 20:26:10
Economía

Finanzas autonómicas


Fedea alerta de “rasgos preocupantes” en las cuentas autonómicas y pide contener gasto corriente

Un informe concluye que las comunidades todavía no han superado por completo los efectos de la crisis.

Por E.B.

Las comunidades autónomas no han superado por completo los efectos de la crisis y sus cuentas siguen presentando “rasgos preocupantes”. Esta es una de las conclusiones de un informe publicado hoy por la Fundación de Estudios de Economía Aplicada (Fedea), firmado por Ángel de la Fuente, que analiza la evolución de las finanzas autonómicas entre 2003 y 2016.


El documento indica, de manera resumida, que el gasto autonómico ha seguido un patrón “extremadamente procíclico”, es decir, que experimentó fuertes crecimientos durante el período de expansión seguidos de profundos recortes en la crisis y una ligera recuperación en los últimos años analizados. Entre 2009 y 2011 el recorte del gasto fue muy inferior a la caída de los ingresos, lo que hizo el déficit autonómico se disparase hasta alcanzar un máximo del 5,1% del PIB en 2011.

A partir de ese año, Fedea observa una clara mejoría del saldo presupuestario autonómico aunque a un ritmo decreciente, seguida de un estancamiento en 20014 y 2015 y de una fuerte mejora en 2016 que deja al conjunto de las CCAA muy cerca de su objetivo de déficit.

Sin embargo, el patrón observado en los dos últimos años, “resulta un tanto engañoso y cambia significativamente cuando se corrige por factores atípicos”, advierte el informe de Fedea. En este sentido -explica- el estancamiento del déficit en 2015 se debe en parte a la debilidad “técnica de los ingresos autonómicos como resultado de la inercia de las entregas a cuenta del sistema de financiación autonómica en momentos de cambio de ciclo y a la existencia de atípicos significativos en algunas partidas de gasto”.

En 2016 sucede básicamente lo contrario: el fuerte descenso del déficit en relación al ejercicio anterior debe mucho a la desaparición de los atípicos en el gasto y a una liquidación muy favorable del sistema de financiación autonómica.

Otro factor importante según Fedea es el mantenimiento de la partida de intereses a un nivel artificialmente bajo como resultado de las muy favorables condiciones financieras que el FLA y otros instrumentos de liquidez del Estado han ofrecido en los últimos ejercicios.

Una vez corregidos todos estos efectos, el saldo presupuestario subyacente del conjunto de las comunidades autónomas registra una leve mejoría tanto en 2015 como en 2016 y una reducción acumulada a lo largo de los dos ejercicios muy inferior a la que se observa en las cifras sin corregir. Esta mejora, además, se debe en parte a una insostenible reducción de los gastos de capital desde niveles ya muy bajos.

El autor recomienda, para acomodar la normalización de las partidas de inversión e intereses sin aumentar el déficit estructural del sector, “un cierto esfuerzo de contención del gasto corriente que seguramente no resultará sencillo en las actuales circunstancias políticas”.

EL BOLETIN.  Todos los derechos reservados.  ®2020   |  www.elboletin.com