Iberdrola adapta su sistema de gobernanza y sostenibilidad en torno a criterios ESG

Ignacio Galán, presidente de Iberdrola en Adévalo
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on reddit
Share on telegram
Share on email

Iberdrola ha adaptado su sistema de gobernanza y sostenibilidad -nueva denominación de su sistema normativo-, articulando sus contenidos en torno a los tres ejes principales que la comunidad inversora internacional utiliza para medir el impacto y la sostenibilidad de sus inversiones, que son los aspectos medioambientales, sociales y de gobierno corporativo (ESG, por sus siglas en inglés), informó la compañía.

Así, el sistema de gobernanza y sostenibilidad de la energética pasa a dividirse en cinco libros dedicados a los estatutos sociales; el Propósito que, junto al Propósito y Valores del grupo Iberdrola y el Código ético, incorpora la Política general de desarrollo sostenible y la Política de relaciones con los Grupos de interés.

También figura el libro relacionado con el medioambiente, desarrollado a través de las políticas medioambientales y contra el cambio climático; el de compromiso social, que recoge las políticas sociales y, el último, el de gobierno corporativo, que incluye, además de las políticas de gobierno corporativo, las políticas de riesgos y las normas de gobierno, las relacionadas con la prevención de abuso de mercado.

La compañía indicó que esta nueva iniciativa, alineada con su estrategia de desarrollo sostenible y su dividendo social, consolida el posicionamiento del grupo en la vanguardia de las mejores prácticas internacionales en materia de gobierno corporativo en un contexto en el que el impacto del Covid-19 ha subrayado la necesidad de que la recuperación de la crisis se base en parámetros sociales y de sostenibilidad.

APRUEBA UNA POLÍTICA DE DIVERSIDAD.

Las tendencias internacionales en materia social ponen de manifiesto la creciente importancia de las políticas de diversidad e inclusión. En este contexto, junto con la reformulación de su ordenamiento interno, el consejo de administración de Iberdrola ha aprobado una política de diversidad e inclusión para incorporar a su ordenamiento interno las últimas tendencias en esta materia.

Iberdrola destacó que esta nueva política refuerza el papel de la compañía como palanca y motor de cambio y su compromiso frente a los desafíos sociales actuales como son el fomento de la diversidad, la igualdad, la inclusión y el sentido de pertenencia.

La energética presidida por Ignacio Sánchez Galán persigue mantener un entorno favorable que facilite y potencie la diversidad y la inclusión de sus profesionales, garantizando la no discriminación.

El primer Informe de Diversidad e Inclusión 2019 recopila las iniciativas desarrolladas por la compañía en estas materias, consideradas una prioridad estratégica para el crecimiento sostenible de la compañía, con sus equipos, sus clientes, sus proveedores y las comunidades donde opera.

En el informe, el presidente de Iberdrola, Ignacio Sánchez Galán, señala que «el gran factor diferenciador para el éxito de las empresas en el siglo XXI es el talento».

«Por ello, contar con un equipo diverso y con una cultura que fomente la inclusión es imprescindible para cualquier grupo que aspire a afrontar los retos de una realidad cambiante», añade.

Asimismo, el grupo ha incluido un apartado específico en materia de desconexión digital y respeto a la vida privada en su política marco de recursos humanos, codificando las prácticas de la compañía en atención a las dinámicas organizativas más recientes.

De esta forma, la compañía promueve la efectiva separación de los ámbitos profesional y personal, con especial atención a la desconexión de los dispositivos digitales, sin que se favorezca o discrimine a los profesionales y atendiendo a la diversidad de sus distintos colectivos profesionales.